Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra exige la revisión del sistema de financiación “de manera inmediata”

Reprocha a los que se oponen a la flexibilización del déficit que no prometan gastar menos

Puig (PSPV) acusa al jefe del Consell de estar ausente del debate

El presidente valenciano, Alberto Fabra, con el presidente de Bankia, hoy en Valencia durante la firma de un convenio.
El presidente valenciano, Alberto Fabra, con el presidente de Bankia, hoy en Valencia durante la firma de un convenio.

El presidente valenciano, Alberto Fabra, entró este miércoles en el debate sobre la financiación autonómica al exigir una reforma "inmediata" del sistema y recriminar a las autonomías que se oponen a la flexibilización del déficit, todas ellas del PP, que no se hayan comprometido a seguir reduciendo el déficit.

Fabra replicó al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, que el pasado martes señaló en Valencia que el nuevo sistema de financiación autonómica no podrá aplicarse hasta mediados de 2015, cuando se disponga de la liquidación definitiva del presupuesto de 2013, ya que son necesarios los datos de cinco ejercicios completos para modificar el sistema vigente.

“La Comunidad Valenciana no cubre, con la financiación autonómica, ni el 85% del gasto en sanidad y educación, cuando otras autonomías se financian de forma generosa. Necesitamos un reparto justo y equitativo”, dijo Fabra, que añadió: “El sistema de financiación justo se tiene que producir de manera inmediata. En 2014”. Las tensiones de tesorería de la Generalitat son tan graves que esta misma semana la empresa que presta el servicio de comedor en un colegio de Alicante tuvo que suspender el servicio ante los impagos de la Generalitat.

El jefe del Consell también replicó, sin mencionarlos, a los presidentes autonómicos del PP que se oponen a un déficit a la carta para las comunidades autónomas en 2013 —Extremadura, Madrid, Aragón y Castilla y León, fundamentalmente—. “La Comunidad Valenciana pide que cada autonomía tenga un objetivo diferente en función de su punto de partida”, afirmó Fabra. “Yo me comprometo a seguir reduciendo el déficit, pero ese argumento no lo he escuchado en otros”.

“Hay comunidades autónomas que tuvieron un déficit por debajo del 1,2% del PIB el año pasado y no tiene sentido que ahora puedan gastar más dinero para acercarse a ese 1,2%”, argumentó el presidente de la Generalitat. “El objetivo es que gastemos menos que el año pasado”, recalcó el jefe del Consell tras la firma de un convenio con el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, para implantar un programa de becas para estudiantes de FP.

La tardanza de Fabra, que este miércoles intentó recuperar terreno después de que Beteta advirtiese al Consell de que trabaja con las cuentas de la lechera, en entrar en el debate sobre la financiación recibió las críticas del secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig.

El líder de los socialistas valencianos acusó a Fabra de estar “ausente” y calificó de “increíble” que el presidente de la Generalitat no le hubiese explicado a su homólogo extremeño, José Antonio Monago, que el problema de la Comunidad Valenciana es que está “infrafinanciada”.

“La Comunidad Valenciana necesita una financiación adecuada”, señaló Puig, que también exigió al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, que de a la Comunidad Valenciana “la parte de la tarta que le corresponde” y adecue el déficit de la Generalitat a las necesidades reales. “Ante esto hay silencio y una incapacidad penosa del que debería unir a los valencianos, porque ni está ni se le espera [al presidente de la Generalitat]”, remachó.

En medio de la guerra que mantienen los barones del PP por el tema de la financiación, el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, se puso de perfil y se mostró confiado en que el Gobierno será capaz de encontrar “un punto de conciliación” entre las diferentes posturas.

La vicesecretaria del PSOE, Elena Valenciano, tampoco quiso meterse en este jardín y apeló a la necesidad de acuerdos entre los grandes partidos.