Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las clases a distancia llegan al bachillerato

La Generalitat impulsa el 'blended learning', que permite cursar asignaturas optativas a través del Institut Obert de Catalunya

La educación a distancia, que está teniendo un fuerte crecimiento a nivel universitario, se extenderá el próximo curso al bachillerato. El Departamento de Enseñanza implantará el llamado blended learning, que consiste en combinar la formación a distancia con la presencial. La idea es dar la posibilidad a todos los alumnos de bachillerato a que puedan cursar asignaturas optativas o de modalidad a través del Institut Obert de Catalunya (IOC), el centro educativo a distancia titularidad de la Generalitat. Según la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, este sistema servirá para que los alumnos se acostumbren a ser autodidactas y a alimentar una actitud para que estos “se puedan actualizar profesionalmente” al largo de su vida.

La iniciativa funciona de forma experimental en una decena de institutos desde hace unos años, pero solo para alumnos de segundo de bachillerato. Ahora se quiere extender a todos los centros que lo deseen y a alumnos de primero y segundo. En un primer momento, la Generalitat calcula que podrían interesarse en este sistema un 10% de los institutos.

Esta modalidad combinada permitirá a los alumnos cursar asignaturas que le interesen, pero que su instituto no imparte. Si el estudiante escoge una asignatura a distancia en el IOC, deja de cursar una presencial, y la evaluación cuenta de la misma forma que las materias que realiza en el instituto. Además, el tutor de su centro se coordinará con el docente del IOC para valorar al alumno. Para poder crear la asignatura en el centro a distancia será necesario que un mínimo de uno a cinco alumnos.

El proyecto puede resultar útil a muchos alumnos que busquen complementar los conocimientos y las asignaturas básicas con materias que le ayuden en su formación u ocupación futura. Especialmente en un momento en que la Generalitat está restringiendo el catálogo de materias optativas en los centros públicos. Desde este año, salvo en contadas excepciones, se necesitan un mínimo de 10 alumnos para impartir una optativa.

El Institut Obert de Catalunya nació en 2006 y el curso pasado contó con más de 35.000 alumnos matriculados. El IOC ofrece básicamente estudios posobligatorios, es decir, bachillerato, ciclos formativos, pero también idiomas. Cursar una asignatura de bachillerato en el IOC costará el próximo curso 46,3 euros el semestre, un 31% que hace dos años, cuando valían 35 euros. No obstante, desde el Departamento de Enseñanza aseguran que los alumnos matriculados en centros presenciales estarán exentos de pagar estas cuotas.