Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arias Cañete desliza un apoyo a la ‘tasa plana’ agrícola que rechaza Andalucía

El ministro admite problemas en la convergencia y no dice si habrá trasvase de fondos

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, durante su visita a Expoliva. Ampliar foto
El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, y el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, durante su visita a Expoliva. EFE

La visita del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, había generado mucha expectación en Expoliva, la principal feria mundial sobre el aceite de oliva que se celebra en Jaén hasta este domingo. El sector olivarero, que concentra más de la mitad de las ayudas directas que Bruselas concede a la agricultura andaluza, quería conocer de primera mano cuál es la estrategia del Ministerio ahora que se acerca la fase final de las negociaciones sobre la nueva Política Agrícola Común (PAC). Y, la verdad es que, lejos de aportar tranquilidad, Cañete dejó en el ambiente un clima de mayor incertidumbre.

“El deseo del Gobierno es que haya una aplicación nacional para que todos los productores de un determinado cultivo reciban el mismo nivel de apoyo en todas las partes del territorio y para que no haya distorsiones de la competencia”. Esta ha sido la respuesta ofrecida por el ministro cuándo se le preguntó si habría un modelo de regionalización de las ayudas que evitara el riesgo de trasvase de fondos desde Andalucía a otras comunidades por la aplicación de una tasa plana homogénea, tal y como defiende la Comisión Europea.

El ministro ha subrayado que la aplicación nacional de la PAC se decidirá en una Conferencia Sectorial con las comunidades autónomas. Lo que ocurre es que, tal y como han advertido varias organizaciones agrarias, la mayor parte de las regiones se beneficiaría de ese reparto en detrimento de Andalucía, que podría perder un tercio de sus subvenciones actuales con la propuesta que hay sobre la mesa al ser la que más derechos históricos tiene asignados. Por eso el ministro, consciente de la dificultad para alcanzar un equilibrio entre territorios y cultivos, ha abogado por una mayor “flexibilidad para que cada cultivo tenga el nivel de apoyo que necesitan los agricultores para seguir trabajando en el territorio con rentabilidad y competitividad”. Y todo, ha reconocido Cañete, porque la exigencia de Bruselas de ir homologando las ayudas en todos los cultivos choca con la “convergencia interna” y por las “muchas diferencias que hay entre costes de producción y cultivos”.

La tasa plana que propugna la Comisión Europea es rechazada de plano desde Andalucía. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha defendido en Expoliva una PAC “con un presupuesto fuerte y suficiente, que sea justa con los territorios y los sectores, sin tasa plana que desincentive la actividad productiva y económica entre los agricultores”. Y la Unión de Pequeños Agricultores ha replicado al ministro Arias Cañete que no aceptarán ningún modelo regionalización de las ayudas comunitarias que no se base en la comarca agraria. El secretario regional de UPA, Agustín Rodríguez, sostiene que cualquier modelo, ya sea nacional como plantea el ministro, o regional, significará un trasvase de fondos de unos territorios a otros y de unos cultivos a otros, “lo que conllevará un expolio de las ayudas de Andalucía hacia otras comunidades autónomas”. A su juicio, si el reparto es nacional el olivar, el algodón y el tomate industrial, en ese orden, serán los que paguen la reforma. “A Andalucía y a la provincia de Jaén nos interesa un modelo comarcal con criterios agronómicos, es decir, diferenciar entre una hectárea productiva y un erial”, ha dicho Rodríguez.

Con todo, Arias Cañete ha indicado que “el punto de partida es bueno” para poder hacer luego una aplicación interna de la PAC en España. “Se ha logrado un presupuesto suficiente que nos permite tener niveles de apoyo iguales a los que obtuvimos en el periodo anterior, incluso algo superiores en desarrollo rural”, ha remarcado el ministro.