Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una Marco Polo del siglo XXI

Alicia Sornosa es la primera madrileña que concluye un viaje alrededor del mundo en moto

En total ha recorrido unos 76.000 kilómetros en un año y medio

Sornosa y González, a la llegada de la primera a Sol. Ampliar foto
Sornosa y González, a la llegada de la primera a Sol.

Las distancias se miden por el tiempo, decía el escritor argentino Jorge Luis Borges. Así, se puede coger un avión y dar la vuelta al mundo en un día, en cuyo caso este parecerá un lugar pequeño, o se puede optar por el camino menos fácil, como hizo Alicia Sornosa, y recorrer en moto los cinco continentes, 76.000 kilómetros de un mundo inabarcable. Es la primera madrileña que rodea el globo usando ese vehículo y esta mañana ha sido recibida por el presidente de la Comunidad, Ignacio González, en la Real Casa de Correos, en el kilómetro cero, adonde ha llegado junto con su motocicleta, una BMW  bautizada como Descubierta. Un final simbólico para un periplo que ha durado un año y medio.

Sornosa, de 39 años y madrileña, del barrio de Salamanca, comenzó su periplo el 15 de septiembre de 2011. Al principio se trataba de un asunto de trabajo. Sornosa es periodista y recibió el encargo de acompañar a un escritor, José Antonio Miquel, que se disponía a dar la vuelta al mundo. Se lanzó, pero al cabo de unos meses, tras cruzar África e India, decidió continuar la aventura en solitario.

Viajó a Australia, Estados Unidos de punta a punta, Canadá, México, Centroamérica y el sur del continente, hasta la Tierra de Fuego, en el fin del mundo. "Lo mejor sin duda ha sido poder involucrarme en causas sociales allí donde iba", explica. "Sobre todo en Latinoamérica, donde hablamos la misma lengua. Ver cómo puedes ayudar a la gente simplemente contando tu  viaje".

Cada día se levantaba temprano, para estar ya en la carretera a las ocho de la mañana. "La idea era tratar de llegar a la siguiente etapa a eso de las cinco de la tarde, antes de que anocheciera", cuenta. Dormía al raso, en la tienda de campaña, o en albergues y hoteles de carretera, cuando no eran muy caros. En ocasiones también pasaba la noche en casa de algún lugareño, que le ofrecía su techo.

La moto BMW 650 GS usada por Sornosa, en la ruta 40, Argentina.
La moto BMW 650 GS usada por Sornosa, en la ruta 40, Argentina.

En los tres maleteros de su moto llevaba herramientas, piezas de repuesto para la moto, la tienda y un saco de dormir, además de medicinas. Unos 120 kilos añadidos a los 180 del vehículo. "Por suerte tuve ninguna avería, aunque en Ushuaia (Argentina) quemé el embrague", asegura. Sornosa cree que ha tenido suerte para tratarse de un viaje tan largo. "En total he tenido que cambiar los neumáticos en 10 ocasiones".

De pronto, la inmensidad del mundo parecía encoger y Sornosa se reencontraba con conocidos, viajeros como ella, en lugares  como en Alaska, donde fue a dar con Miquel y donde conoció a un grupo de españoles. "Había un catalán, Domingo Ortego, que estaba haciendo el viaje hasta el Polo Norte desde Miami", cuenta. "También conocí a otro madrileño, Fernando Quemada, que acaba de terminar de dar la vuelta al globo. A él me lo encontré también en Adelaida (Australia), algo muy, muy extraño".

Entre los recuerdos más emotivos, destaca todas las veces que ha recibido la ayuda de los lugareños. "Llegaba a un pueblo y allí me esperaba una banda de moteros, que me escoltaba hasta la siguiente localidad. donde le relevaba otra banda de motoristas". En Chile conoció a su actual pareja, Andrés, un guía que organiza viaje en moto para conocer los territorios entre Argentina y el país andino. Fue allí donde, por culpa de una caída, tuvo que pasar 20 días sin apoyar el pie.

Afirma que nunca pasó miedo, aunque reconoce que ha pasado momentos peliagudos, como cuando, ya en Guatemala, vivió el terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter y que dejó decenas de muertos en el país centroamericano. Uno de los mayores retos fue cruzar la Moyale Road, una ruta que discurre entre Etiopía y Kenia. "Tres días campo a través con la moto por territorio sin asfaltar, salvaje".

En su encuentro con González —"aunque el viaje concluyó después de semana santa"— el presidente le ha preguntado por el estado de las carreteras en otros países. "También me ha pedido mi opinión acerca de las carreteras madrileñas".

En ese mismo acto, el presidente del Gobierno regional ha explicado que se colocarán 116 kilómetros adicionales de barreras en las carreteras locales, concretamente en los puntos donde se ha detectado un mayor número de salidas de vía de motociclistas. Según la Comunidad, una vez que se complete la instalación de 400 kilómetros de barreras en puntos conflictivos, Madrid se convertirá en 2015 en la primera región española con este tipo de protección para motoristas en toda la red regional de carreteras, unos 2.600 kilómetros.

Ahora Sornosa tiene un nuevo reto. Volverá a subirse a la moto para hacer kilómetros alrededor del mundo, pero esta vez con las cámaras de televisión de acompañante para un programa 'casi en directo'. "El programa tendrá un fuerte componente social, algo muy importante para mí", concluye.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram