Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montero cree que el caso Brouard ha llegado a un “callejón sin salida”

El abogado de la familia opina que no se puede avanzar más debido a las contradictorias declaraciones de Rafael Masa y Luis Morcillo

El abogado Txema Montero, a su llegada al Palacio de Justicia de Bilbao, para participar en la acusación particular en el caso Brouard.
El abogado Txema Montero, a su llegada al Palacio de Justicia de Bilbao, para participar en la acusación particular en el caso Brouard.

El abogado de la familia de Santiago Brouard, Txema Montero, cree que la investigación para el esclarecimiento del asesinato del dirigente de HB ha llegado a un “callejón sin salida”. Esto se debe a que Rafael Masa, ex teniente coronel de la Guardia Civil, ha negado su implicación.

Masa ha comparecido hoy por videoconferencia desde un juzgado de Cádiz, ha negado los hechos, echando por tierra la declaración de Luis Morcillo del pasado 16 de abril, en la que afirmaba que él había sido el autor de los disparos, pero por encargo de Masa que respondía directamente ante el entonces director general de la Seguridad del Estado, Julián Sancristóbal.

Masa ha negado estos hechos, y también ha negado que tuviera una relación más allá de la personal con Morcillo. El abogado de la familia no descarta que la juez tome la decisión de archivar el caso debido a la contradicción entre ambas declaraciones. Según Montero el “caso no puede avanzar mucho más”, y ha añadido que en este momento “estamos en un callejón sin salida”.

Además de esta contradicción, Montero ha explicado que la juez, le ha denegado varias pruebas con “testigos de referencia o de algún testigo directo que podría acreditar algunos aspectos sobre cómo se urdió el asesinato de Brouard y cómo se confabularon los diversos intervinientes para tratar de obstruir la acción de la justicia”.

La declaración de Masa se ha producido después de que la titular del Juzgado de Instrucción número 1, Ana Isabel Gasca, haya abierto diligencias tras recibir unas transcripciones de unas supuestas grabaciones secretas que ha recibido del ex-subcomisario José Amedo. En ellas, Morcillo reconoce ser la persona que acompañada de Rafael López Caña, condenado por este crimen en 1993, subió a la consulta de Brouard para realizar los disparos. En estas mismas grabaciones se indica también que fue Julián Sancristóbal quien ordenó el asesinato.