Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno Municipal presenta un nuevo plan de adicciones

El Ayuntamiento incluye, además de la lucha contra el consumo de drogas, los problemas derivados del abuso de las nuevas tecnologías

El Ayuntamiento de San Sebastián ha presentado esta mañana el nuevo plan de adicciones 2013-2015, para la prevención del uso de sustancias legales e ilegales y de las consecuencias que puede generar el abuso de las nuevas tecnologías. El plan será aprobado esta semana en la Junta del Gobierno Local.

Jon Albizu, concejal de Bienestar Social, ha explicado que la intención de este plan es extender una nueva filosofía respecto a los anteriores planes, mediante la cual se pretende una sociedad más informada, que tome decisiones “mediante la libertad y la responsabilidad”, previniendo y reduciendo los riesgos.

Albizu ha explicado que las nuevas tecnologías son algo que puede llegar a crear una adicción grave si se usan de manera abusiva. Es por ello que, en este aspecto, este sector requiere un análisis y un diagnóstico, ha comentado Albizu.

El plan pretende centrarse en tres líneas generales que se basan, primero, en la labor pedagógica y de información, por parte del Ayuntamiento, centrándose sobre todo en ambientes específicos como el festivo o el de los locales juveniles. Esta labor se llevará a cabo junto con la colaboración de agentes externos como el Departamento de Juventud.

En segundo lugar, según ha indicado Albizu, se pretende ofrecer información a las familias, tanto generalizada como para casos concretos en caso de que lo necesiten. La tercera línea en la que se basa el plan de adicciones es la normativización y regulación de espacios utilizados por diversas asociaciones de consumidores de cannabis.

Para llevar a cabo este plan, que se colgará en la página web municipal la semana próxima, se ha elaborado un diagnóstico en el que se han recogido todos los datos del País Vasco mediante el cual se evidencia el descenso del consumo de drogas de estos últimos años. Asimismo, se ha producido una ruptura en la brecha generacional que situaba a los jóvenes entre los consumidores más frecuentes de sustancias legales e ilegales.