Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Barça copa el 60% de las ayudas de la Agencia Catalana de Consumo

La Fundación recibió más dinero que las 11 asociaciones de consumidores juntas

Los niños de la Orquesta Simfónica Juvenil de Goiás, zona desfavorecida del país, en el FCB Museo.
Los niños de la Orquesta Simfónica Juvenil de Goiás, zona desfavorecida del país, en el FCB Museo.

La Fundación del Fútbol Club Barcelona recibió el año pasado casi el 60% de todas las subvenciones que la Agencia Catalana de Consumo otorgó a entidades privadas. Descontadas las ayudas a los consejos comarcales, la Agencia otorgó 395.000 euros a organismos privados: 230.000 fueron para el Barça y el resto (165.000) se lo repartieron 11 asociaciones de consumidores, con ayudas de entre 5.000 y 35.000 euros cada una.

Así figura en el Diari Oficial de la Generalitat del pasado lunes. Las principales asociaciones de consumidores, que sufren recortes en las ayudas públicas desde hace tres años y atraviesan una delicada situación debido a la crisis que les ha obligado incluso a despedir personal, califican la subvención de la Generalitat al Barça de “escándalo”, se muestran “indignados” y se reivindican como expertos legitimados en materia de consumo. Más, en todo caso, que el Barça, manifiestan.

Las agrupaciones de consumidores se muestran “indignadas”

El Barcelona y la Agencia Catalana del Consumo firmaron, en junio pasado, un convenio de colaboración “para el fomento del consumo responsable entre los jóvenes”. La colaboración consiste, explican fuentes del club, en la participación de la Agencia en los 23 Festivales FutbolNet que se celebran durante este curso. El programa FutbolNet es una “metodología pedagógica de fomento de los valores a través de la práctica deportiva” y en los festivales “el club monta una carpa con un itinerario divulgativo en el que personas de la Agencia informan y guían a los niños sobre la importancia del consumo responsable”.

Calculando números redondos, la participación de la Agencia en cada festival (que se celebran durante una mañana) costaría 10.000 euros, más de lo que cobran en todo el año entidades como la Unión Cívica de Consumidores y Amas de Casa de Barcelona (UNAE), la Asociación de Telespectadores, Facua o la Federación de Cooperativas de Consumo.

La Generalitat, a través de una portavoz del departamento de Empresa y Empleo, afirma que es “cuestionable” que la partida para la fundación del Barça sea una subvención. “Es un convenio-subvencional”, afirma. Y añade: “Otra cosa son las ayudas a entidades privadas que defienden a los consumidores, unos derechos que ya están garantizados por la Agencia”. Los 230.000 euros que recibió el Barça figuran en el diario oficial bajo la resolución “por la cual se da publicidad a las subvenciones concedidas por la Agencia Catalana del Consumo durante el año 2012”.

El club recibió 230.000 euros y el resto de entidades, 165.000

Los responsables de las principales asociaciones de consumidores explican que conocían que el Barça había recibido mucho dinero, pero desconocían la cifra. La presidenta de la asociación Salut, Consum i Almientació (CUS), Carme Sabaté considera “indignante” que la Generalitat otorgue una subvención tan cuantiosa al Barça. Sabaté recuerda que antes de la llegada de CiU al poder las entidades de consumo recibían 600.000 euros entre todas. En 2011 pasaron a la mitad, 300.000 y de nuevo a la mitad en 2012. “Lo que nos han quitado a nosotros se lo han dado a ellos”, reprocha quien asegura que ha pedido explicaciones sin éxito al director de la agencia, Alfons Conesa. Sabaté recuerda que el Barcelona “es una entidad con solvencia económica y objetivos deportivos”. “Vale que defienda valores sociales, pero la formación y defensa de los derechos de los consumidores corresponde por ley a las asociaciones de consumidores”, apunta.

En la misma línea, el presidente de la Unión de Consumidores de Cataluña, Salvador Domínguez, reivindica el papel del sector y califica de “miseria” las ayudas que recibe, en comparación con el club. Además, sugiere que “si tanto interés tiene el Barça en el consumo, podría contratar a las asociaciones a través de un convenio a tres bandas”. Por parte de Unae, su presidenta en Cataluña, Noemí Mascaraque contrapone la situación financiera del Barça a las de las entidades, que debido a la crisis y la caída de ayudas, se han visto obligadas en los últimos años a ajustar sus plantillas, incluso con Expedientes de Regulación de Empleo o presentando concursos de acreedores.