Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat contratará 75 profesores universitarios ‘excelentes’ este año

El programa Serra Hunter prevé incorporar 500 docentes hasta 2020

La Generalitat ha abierto este lunes la convocatoria para incorporar este año 75 profesores a las siete universidades públicas catalanas. Se trata de concursos específicos de Cataluña que selecciona docentes de alto nivel, con una “trayectoria académica contrastada, excelente trayectoria investigadora, con capacidad de liderazgo y que, preferentemente, acrediten experiencia internacional a nivel doctoral o postdoctoral”, según marca la convocatoria. Las contrataciones forman parte del programa Serra Húnter, que prevé el fichaje de unos 500 docentes hasta 2020.

Se impulsa así la segunda fase del programa, cuyo objetivo es, según el Departamento de Universidades, crear una “estructura docente más flexible e internacionalizada y superar la rigidez impuesta por el modelo funcionarial”. Para reducir la temida “endogamia” universitaria con la que la Generalitat quiere acabar, el tribunal de selección no está formado por personal del mismo campus, sino que es mixto entre universidades y Generalitat.

La mayoría de los seleccionados serán contratados en la categoría de profesor agregado, aunque también hay plazas, aunque muy pocas, para catedráticos contratados y lectores. Serán docentes permanentes que combinarán su tarea docente con la investigación y cuyo sueldo paga a medias entre universidades y Generalitat.

Según los cálculos de la Generalitat, durante esta década se prevén 2.000 jubilaciones en las universidades catalanas. De estas, solo se cubrirán la mitad, 500 con el Serra Húnter y las 500 restantes con los contratos temporales que ya usan los campus.

Serra Húnter, inaugurado en 2003, con el que el gobierno catalán pretendía formar un cuerpo de docentes universitarios propio. Desde esa fecha, 482 profesores ya han firmado sus contratos. El programa original preveía la incorporación de 1.200 profesores (400 catedráticos y 800 profesores) hasta 2015. Pero la crisis dio un frenazo al proyecto en 2010. El gobierno catalán de CiU (en la Generalitat desde finales de ese año) hasta ahora no había abierto ninguna convocatoria en el marco del programa. Y con la crisis arreciando, la Generalitat ve inviable llegar a la cifra de los 1.200 nuevos contratos para 2015. Por eso, se han relajado los plazos iniciales (que ahora es hasta 2020) y se ha revisado a la baja la bolsa de nuevos decentes (en total no llegará a mil).

Con todo, la iniciativa puede dar cierto oxígeno al colectivo de docentes universitarios sobre los cuales pesa la amenaza de despidos. En este curso, los campus catalanes han reducido su plantilla en unos 660 docentes, el doble en los dos últimos años.