Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

La Guardia Civil indaga si Prat infló contratos y adjudicaciones de Innova

El juez deja en libertad, pero retira el pasaporte, al expresidente del ICS y Manté

Prat asegura que el exalcalde de Reus conocía todos los pagos

Boi Ruiz definde la "labor extrarodinara" del tenido al frente de la sanidad catalana

El ex presidente del ICS, Josep Prat, ayer a su llegada a los juzgados de Reus en calidad de detenido.
El ex presidente del ICS, Josep Prat, ayer a su llegada a los juzgados de Reus en calidad de detenido.

La labor de Josep Prat, expresidente del Instituto Catalán de Salud (ICS), al frente de la empresa municipal de Reus Innova está siendo examinada con lupa. Varios agentes de la Guardia Civil registraron el miércoles durante 12 horas su casa y se llevaron todo tipo de documentos. Los investigadores analizan todos los contratos que Innova firmó porque sospechan que pudieron pagarse sobreprecios por los distintos convenios y adjudicaciones, según fuentes del caso. Prat y Carles Manté, exdirector del Servicio Catalán de Salud (CatSalut), fueron detenidos el martes en un caso que apunta a pagos irregulares desde el Ayuntamiento de Reus. Tras declarar durante el día de ayer, el titular del Juzgado de Instrucción 3 de Reus decretó libertad provisional para los dos ex altos cargos sanitarios, imputados por una ristra de delitos: malversación de caudales públicos, estafa, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas a funcionarios, blanqueo y contra la Hacienda pública. Además, el juez les ha retirado el pasaporte y les prohíbe salir del territorio.

Los agentes investigan también la incompatibilidad de cargos de Prat, que compaginó la presidencia en el ICS, con su puesto como miembro de un consejo asesor en materia sanitaria, con la dirección de Innova y el cargo de vicepresidente del grupo hospitalario privado USP.

La Guardia Civil sospecha también que Innova pagó por servicios que jamás se realizaron. En este último punto se encuentran en el punto de mira los 13.000 euros mensuales que cobró Manté durante cuatro años en materia de “consultoría estratégica”, según un informe municipal.

En total, la Benemérita investiga pagos de hasta 720.000 euros (sin IVA) realizados por Prat, a través del holding Innova del Ayuntamiento de Reus, a Manté por los trabajos que el propio Consistorio considera injustificados entre 2007 y 2011. La Guardia Civil inició las pesquisas en julio de 2012, cuando la CUP de la ciudad denunció el caso ante la fiscalía, en lo que se ha bautizado como Operación Cirugía.

Los dos altos cargos de la sanidad catalana, tras dormir en la Comandancia de la Guardia Civil, accedieron a los juzgados a mediodía. Prat, aparentemente tranquilo, quedó libre poco después de las 18.30 tras declarar durante dos horas. “Las diligencias son secretas, pero [PRAT]ha dado una explicación satisfactoria, prueba evidente es que nos vamos a casa”, explicó su abogado, Javier Melero.

El expresidente del ICS aseguró durante su declaración que un edil y el exalcalde de Reus, el socialista Lluís Miquel Pérez, estaban al tanto de los pagos, según fuentes judiciales. Manté, por su parte, declaró después de Prat también por espacio de dos horas. A la salida, dijo haber “trabajado” toda su vida de forma “honesta” por una “sanidad de calidad”.  La fiscalía y el juez también preguntaron a Prat y a Manté por la empresa de investigación nutricional Shirota Functional Foods, participada por Innova, y que era dirigida por Manté. Esta compañía podría haber recibido varios miles de euros de fondos europeos y la CUP pidió a la Oficina Antifraude de la Unión Europea (Olaf) indagar sobre ellos. Además, el Ayuntamiento concedió a esta sociedad un aval de tres millones de euros en 2008, que también la CUP denunció ante el Tribunal de Cuentas. A pesar de eso, en 2012 la empresa estaba al borde la quiebra.El Ayuntamiento de Reus decidirá hoy si se persona como acusación particular en los procesos judiciales en marcha derivados de Innova.

A pesar de todo, los máximos responsables del sistema sanitario catalán, acosados por la sucesión de escándalos sobre cobros, sobrecostes y adjudicaciones irregulares, siguen cerrando filas. Ayer lo hizo el consejero de Salud, Boi Ruiz, que defendió la “extraordinaria labor” de Josep Prat al frente del ICS y calificó de “factor anecdótico” los pagos irregulares que el miércoles llevaron a la Guardia Civil a arrestarlo.

Ruiz  permitió a Prat compaginar el cargo público con la dirección de Innova  y la vicepresidencia del grupo hospitalario privado USP

Prat fue nombrado presidente del ICS por Ruiz, quien le permitió compaginar ese cargo con la dirección de la empresa municipal del Ayuntamiento de Reus Innova y la vicepresidencia del grupo hospitalario privado USP.

“Dejemos que la justicia haga y, en consecuencia, de lo que haga la justicia, después decidimos qué opinamos sobre qué ha dicho la justicia y si tenemos que exigir un derecho de reparación o no”, afirmó el consejero al ser preguntado por los periodistas, tras su intervención en una jornada sanitaria en Sant Cugat del Vallès.

Boi Ruiz defendió “la labor extraordinaria” de Josep Prat al frente del ICS, y recordó que precisamente abandonó este cargo para poder defenderse de estas acusaciones. “La etapa que lo tuve de presidente del ICS hizo el trabajo que tenía que hacer con absoluta entrega”, valoró Ruiz sobre Prat, de quien ha recordado que lo hizo sin retribución económica como todos los presidentes de las entidades públicas del sistema sanitario catalán.

La detención de los dos exaltos cargos se produjo de forma sorpresiva el miércoles, cuando ya se encontraban imputados. El objetivo de los agentes era incautarse de toda la documentación posible que, sumada a los expedientes que ya requirieron al Ayuntamiento de Reus, les permita esclarecer el presunto expolio al erario.