Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El negocio de la música de cine ya no existe”

El expresidente de la Fox Music Robert Kraft imparte clases en Berklee College de Valencia

Habla de los efectos de las descargas y la piratería y del cambio de la industria

Robert Kraft, en la sede valenciana de Berklee, interpretando su pieza 'Jump for Miles'

En la industria de Hollywood se dice ahora que "la música lo vende todo, menos a sí misma". Lo sacó a colación el expresidente de Fox Music, Robert Kraft, cuando respondió sobre los efectos de las descargas en Internet y de la piratería. El supervisor musical de películas como Titanic o Avatar ilustró su discurso con dos ejemplos que evidencian el cambio producido en el negocio: de la banda sonora de la primera se vendieron 21 millones de CDs, mientras que de la segunda, solo 118.000 copias. Ambas compartían el mismo director, el compositor y el productor.

"El negocio existente de venta de discos de música de cine ha desaparecido, porque si quieres una banda sonora te la descargas o la pirateas y, aunque la música de cine sigue siendo crucial para el éxito de una película, la industria de la música del cine ya no existe", explicó este lunes en su visita la sede en Valencia de la famosa Berklee College of Music, donde imparte un máster sobre música para cine y vídeojuegos. Enseñará, además, a 20 alumnos de 13 países cómo ponerse en contacto con la industria hollywoodiense.

Compositor también de canciones que han cantado Roberta Flack o Celia Cruz, sostuvo que "los músicos de cine tienen menos libertad creativa que si componen su propia obra, aunque más facilidades para conseguir financiación". Han de saber hacer "cosas muy específicas", agregó, además de saber satisfacer a diferentes personas, como el realizador, el productor o el estudio. "Es muy diferente a grabar un disco". Apuntó que los compositores de banda sonora "son y han crecido" en Los Angeles, Londres, Nueva York y "algo en Praga". Dijo confiar en que la gran tradición de las bandas de música de Valencia puede ser cantera para nuevos músicos de cine.

Tras tocar al piano, precisamente, la banda sonora de Titanic, Kraft señaló que ser un compositor de música para cine de éxito son necesarios tres ingredientes: "El primero, y más importante de todos, es ser un buen narrador de historias; también hay que ser un buen político --en el sentido de saber conciliar diferentes puntos de vista-- y ser un buen músico".

Respecto a la evolución de la música para el cine, subrayó que ha pasado de usar a artistas conocidos del pop y rock que desconocían el mecanismo de composición a aquellos formados específicamente. Y actualmente "usa estrellas de la música y DJs junto a compositores de cine que saben muy bien cómo contar historias con la música más contemporánea".

Durante sus dieciocho años al frente de Fox Music, Robert Kraft ha supervisado más de 300 bandas sonoras originales para películas como Moulin Rouge, Ice Age o Slumdog Millionaire, y así como la música para series de éxito de la 20th Century Fox Television como Ally McBeal y Expediente X.

En su opinión, la banda sonora que reflejaría la actual situación de crisis económica sería como un gran "om" para reflejar "paz, tranquilidad y amor" porque a su juicio, "hay que volver a entender lo que significa suficiente, no ser demasiado ambiciosos y saber compartir".

Kraft acabó el encuentro con los informadores tocando brevemente una pieza suya, Jump for Miles,  y la popular Somewhere over the rainbow, de Harold Arlen y Yip Harburg, de El Mago de Oz.