Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat atribuye las escuchas a un ataque al proceso soberanista

La red de espionaje investigó a exministros y consejeros, según 'La Vanguardia'

Según este diario, Método 3 elaboró dossieres sobre Montilla, Ortega, Almunia y Carod

Navarro (PSC) exige que dejen la política los dirigentes que hagan espionaje

Pere Navarro, líder del PSC.
Pere Navarro, líder del PSC.

El Gobierno catalán alimentó ayer la teoría de la conspiración sobre por qué salen a relucir ahora las presuntas escuchas ilegales a políticos catalanes. El consejero de Presidencia, Francesc Homs, vinculó el nuevo escándalo con la puesta en marcha del plan soberanista de Artur Mas. Dijo que no es descartable que una y otra cosa estén relacionadas y añadió que desde que Mas abrazara la idea del “Estado propio, han pasado cosas en los últimos meses que es evidente que tienen que ver con el proceso soberanista”.

El expresidente de la Generalitat, José Montilla, el exvicepresidente Josep Lluís Carod-Rovira (ERC), el comisario europeo Joaquín Almunia o el presidente de Madrid, Ignacio González (PP) están entre los investigados, según el diario La Vanguardia.

Convergència i Unió y el Gobierno catalán llevan meses insinuando que existe una guerra sucia contra el nacionalismo catalán por haber optado por el independentismo. El secretario general de Convergència Democràtica, Oriol Pujol, ha llegado a asegurar que el caso de las ITV, por el que está a punto de ser imputado, es también un movimiento para perjudicar el proceso soberanista. Ello sin reparar en que la investigación comenzó muchos meses antes de que CiU hiciera su viraje hacia el independentismo.

Homs fue ayer más cauto a la hora de vincular el caso de las escuchas con el actual clima político en Cataluña. Consciente de que el escándalo del espionaje se remonta como mínimo a 2010, solo se preguntó por qué ha salido ahora y no antes. Eso sí, aseguró que no le consta que en Cataluña haya un proceso de espionaje “a gran escala” y emplazó a la justicia a aclarar qué ha ocurrido.

El consejero de Presidencia catalán y dirigente de Convergència negó que su partido haya utilizado los servicios de la empresa Método 3, en el centro de la polémica por la presunta escucha ilegal de una conversación entre la expareja de Jordi Pujol Ferrusola y la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho. Josep Antoni Duran i Lleida, líder de Unió Democràtica, dijo lo mismo de su partido. Añadió que él tampoco se ha sentido espiado los últimos años.

En un intento de combatir el clima de desconfianza hacia los partidos políticos, Convergència se sumó ayer a la iniciativa del PP y publicó sus cuentas de los últimos cuatro años. Destacan los beneficios de 1,8 de euros entre 2008 y 2011, así como un descenso de las aportaciones privadas, que pasaron de 518.270 euros en 2008 a 50.484 en 2011.

El consejero Homs niega que exista un espionaje a gran escala en Cataluña

Por su parte, el primer secretario del Partit dels Socialistes (PSC), Pere Navarro, quiso despejar cualquier sombra de duda sobre la implicación de este partido en tramas de espionaje y reclamó que, si se demuestra que responsables políticos son autores de una trama de este tipo, deberían “abandonar inmediatamente su actividad política”.

Las palabras de Navarro se producen después de las sospechas que pesan sobre José Zaragoza, diputado en el Congreso y exsecretario de organización del PSC, por haber encargado supuestamente el espionaje de un almuerzo entre Maria Victoria Álvarez, examante de Jordi Pujol Ferrusola, y la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, celebrado en julio de 2010 en un céntrico restaurante de Barcelona.

Zaragoza ha negado de manera tajante que encargara espiar ese almuerzo en nombre del PSC y ha anunciado acciones legales por algunas informaciones aparecidas. Sin embargo, el pasado miércoles, al cabo de 48 horas de que estallara el caso, Zaragoza sí admitió que habían trabajado para el PSC otras sociedades del mismo grupo empresarial que la agencia de detectives Método 3, que supuestamente grabó aquel almuerzo. Apenas una hora antes de esa confesión de Zaragoza, Navarro había negado cualquier vinculación laboral de los socialistas con Método 3.

Convergència publica sus cuentas: ganó 1,8 millones entre 2008 y 2011

El líder del PSC insistió ayer en que el partido nunca ordenó hacer escuchas ilegales a sus rivales políticos y reclamó que se produzca una investigación policial “a fondo y rápida” que aclare el asunto. Por eso reclamó “que el sistema judicial haga su trabajo y si alguna persona ha sido culpable, que sea castigada y de manera ejemplar”.

Navarro llegó al liderazgo del PSC en diciembre de 2011, cuando ya se había producido el almuerzo de 2010 y otras escuchas telefónicas que están bajo sospecha. “Yo se lo he preguntado varias veces y me ha dicho que no tiene nada que ver”, dijo Navarro refiriéndose a Zaragoza. “Yo tengo que creerle y tengo que creer también la documentación que he encontrado en los servicios correspondientes del partido socialista”, añadió.

Navarro se declaró “consternado y preocupado” por las noticias sobre el espionaje que se están publicando y explicó que las empresas de seguridad que contrató el PSC siempre fueron para realizar tareas ordinarias en su sede de la calle de Nicaragua de Barcelona. En concreto, dos sociedades del grupo empresarial Método 3 realizaron cuatro trabajos entre 2009 y 2011 por importe de 72.438 euros.

Por eso, Navarro dio por cerrado el caso en lo que se refiere al PSC y apostilló que “parece que acusan a otros partidos y medios de comunicación de formar parte de una trama de espionaje”.

Más información