Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cerca de 4.000 extranjeros viven en Euskadi en condiciones de hacinamiento

Los datos corresponden a la última panorámica del Observatorio Vasco de la Inmigración,

Son una parte residual de los extranjeros que viven en Euskadi, apenas el 2,8%, pero el porcentaje esconde la situación de cerca de 4.000 personas inmigrantes que habitan en condiciones de hacinamiento, con más de ocho personas en la misma vivienda.

Los datos corresponden a la última panorámica realizada por el Observatorio Vasco de la Inmigración, que subraya que supone una situación “excepcional” que contrasta con la que vive el 86,2% de la población extranjera, que reside en hogares de entre una y cinco personas. El resto, un 10,9%, habita en pisos con entre seis o siete personas.

El estudio demuestra que los casos de hacinamiento son más probables en nacionalidades como la senegalesa, la china o la boliviana, donde más del 10% viven en hogares de más de seis personas. En el caso de personas de procedencia senegalesa, las más afectadas por este fenómeno, habitar en viviendas junto con otras seis personas es una realidad para el 27,5% de ellos.

Este hecho está vinculado a la estrategia migratoria de este país, cuyo proyecto migratorio es habitualmente individual. En casos como el del Magreb, la parte occidental de la UE o China, el 62% tiene una familia. El 54,2% viven en alquiler, el 22,6% en una vivienda en propiedad que está pagando y solo el 10,7% reside en un hogar sin hipoteca.

El informe pone el acento en que se trata de datos del año 2010, lo que lleva a pensar que las cifras hayan variado debido a la problemática del acceso a la vivienda, con más alquiler, más vivienda compartida, y menos en propiedad.

Mientras que en años anteriores el acceso a la propiedad era un “indicador positivo” de integración en la sociedad, hoy esto se ha “redefinido”, porque una vivienda en propiedad “se ha convertido en una espada de Damocles y un auténtico problema debido a los desahucios”, tal y como apunta el informe. Para el 48,7% las condiciones de su vivienda son adecuadas, para el 40,6% mejorables y el 11,6% las considera insuficientes. Solo el 9,8% dice vivir en una zona con problemas sociales graves.