Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gipuzkoa homenajea a las víctimas de la tortura para lograr “una paz más justa”

Martin Garitano ha denunciado la "lista inacabable" de personas que han denunciado malos tratos

A la derecha, Marina Bidasoro, directora de Derechos Humanos de la Diputación de Gipuzkoa, entrega una rosa a los asistentes al acto contra la tortura. Ampliar foto
A la derecha, Marina Bidasoro, directora de Derechos Humanos de la Diputación de Gipuzkoa, entrega una rosa a los asistentes al acto contra la tortura.

La Diputación de Gipuzkoa, que gobierna Bildu, ha celebrado un acto de "reconocimiento" a las "víctimas de la tortura" como "pequeño paso" para "construir el futuro reconociendo a todas las víctimas" y conseguir una "paz justa".

El acto, celebrado en el Salón del Trono de la sede de la Diputación, ha sido clausurado por el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, quien ha denunciado la "inacabable lista" de personas que han denunciado en Euskadi malos tratos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado tras ser detenidas.

Garitano ha afirmado que la Diputación "tiene claro" que es necesario "dar pasos en el reconocimiento de las víctimas del conflicto", y que "en ese camino hay que expresar de forma clara y rotunda que la tortura es una vulneración muy grave de los Derechos Humanos y no se puede repetir".

Por este motivo, el diputado general ha destacado la importancia de "reconocer y reparar" a los ciudadanos "víctimas de esa atrocidad, mucho más que muy grave". Tras afirmar que "se debe la verdad a la sociedad", el mandatario guipuzcoano ha asumido la tarea de "construir el futuro reconociendo a todas las víctimas" para lograr una "paz justa".

El acto ha incluido la lectura de un pasaje en euskera de la pieza teatral La muerte y la doncella, la obra sobre la tortura en Chile del dramaturgo Ariel Dorfman, al que ha seguido el testimonio de tres personas que denunciaron malos tratos: Agurtzane Juanena, quien se arrojó por una ventana de la comisaría de San Sebastián durante su detención en 1975; Maialen Eldua, arrestada en 2009, y el periodista Martxelo Otamendi.