Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fraude en los desdobles de un instituto queda impune

Dos profesoras del IES Valle de Elda juntaban dos grupos de uno de los ciclos formativos en una sola clase en 2009

La Consejería de Educación no ha sancionado un fraude en los desdobles de un instituto de Elda denunciado hace más de un año. La denuncia, que fue comunicada también al Síndic de Greuges, se refería a dos profesoras del IES Valle de Elda que, durante el curso 2009-2010 agrupaban a todas las alumnas de uno de los ciclos formativos en una sola clase con una sola de ellas, de manera que cada día faltaba la otra profesora. También se dirigía contra los jefes de departamento de Servicios Socioculturales que deberían haber velado por el cumplimiento de los horarios. Los desdobles fueron un elemento de permanente fricción entre los centros y la consejería, que se resistía a otorgarlos por cuestiones económicas.

Carlos Marco, el profesor que presentó la denuncia, elevó una queja al Síndic de Greuges, que se interesó por el caso. Tras insistir varias veces al departamento de Educación que estaba obligado a responderle, la Sindicatura, que carece de cualquier potestad sancionadora, recibió una respuesta de Educación en la que señalaba que había decidido llevar a cabo un procedimiento de “información reservada”. Ese procedimiento acabó sin sanción, ya que la consejería consideró que “no había motivos para la apertura de expediente disciplinario”.

El denunciante volvió a dirigirse en octubre al Síndic de Greuges para manifestar su protesta por la forma de actuar de la consejería. Marco, que había sido profesor de las alumnas a las que no se impartieron los desdobles, advierte, en su queja, sobre las consecuencias del fraude. “¿Cómo sancionar ahora a quien, en compensación por los recortes, incumpla las dos horas lectivas de más que tenemos este curso, si los profesores corruptos denunciados han quedado impunes por más? ¿En vez de recortar sueldos, no sería justo pagar más a quienes sí cumplieron?”.

Marco insiste en el aspecto de la ejemplaridad. “¿No se dan cuenta de que los pocos profesores incumplidores ya tienen la coartada para incumplir? ¿No se dan cuenta de que han quitado la autoridad moral a los directores para llamar a capítulo a un profesor por faltar, en comparación, un miserable día?”.

Las medidas contra el absentismo son, supuestamente, uno de los caballos de batalla del Consell que preside Alberto Fabra de cara al ahorro en la Administración.