Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pequeño comercio se rebela contra la liberalización horaria

El pequeño comercio exige rigor a la hora de catalogar nuevas zonas de afluencia turística

Consideran que el Jardí del Túria y el entorno del Levante U.D. son de dudoso interés

El Observatorio fija los 10 festivos comerciales para 2013

El pequeño y mediano comercio valenciano ha exigido a los ayuntamientos y a la Generalitat que solo autoricen libertad de horarios en las zonas que realmente reciben una gran afluencia turística, y no en otras de "dudoso interés" que desplazan el consumo del núcleo urbano.

Once organizaciones de pequeños comerciantes han presentado este miércoles en el Observatorio del Comercio un manifiesto donde evidencian su preocupación por el grave perjuicio que puede suponer para ellos la generalización de la libertad horaria. 

Los comerciantes acusan al Consistorio de Valencia de haber acotado las "zonas de gran afluencia turística", cuyo reconocimiento lleva implícito la libertad de horarios, sin haber consultado con ellos y con una evidente "falta de rigurosidad".

La Generalitat autorizó, a petición del Ayuntamiento de la capital, cuatro grandes zonas de afluencia turística: Ciutat Vella, l'Eixample, el Jardí del Turia, el entorno de estadio del Levante U.D., y la Marina Real.  

Según recuerdan, el reconocimiento y delimitación de las zonas se hace para cubrir la demanda del turismo y no del consumidor local, si bien en el caso de Valencia "se han liberalizado algunas de dudoso interés turístico, como Jardín del Turia y Estadio Ciutat de Valencia", que lo único que hacen es desplazar el consumo local durante los domingos.

"Nos habría parecido más lógico que liberaran los horarios en toda la ciudad que crear artificialmente algunas zonas", ha señalado a los periodistas la presidenta de Cepymea, Isabel Cosme.

Esta medida perjudica "gravemente" al tejido comercial urbano especializado, que "podría verse abocado al cierre de muchos comercios con su consecuente destrucción de empleos", añade un manifiesto rechazado por la patronal que agrupa a las grandes distribuidoras (Anged).

También acusan al Gobierno autonómico de no haber ejercido sus funciones ni haber velado por el interés general, ya que "como garante de que se cumpla la normativa, tendría que haber actuado en consecuencia" y solicitar al Ayuntamiento un informe técnico "verdaderamente justificativo" de esas zonas turísticas que, a juicio de los comerciantes, "no lo parecen".

El consejero ha explicado que la Generalitat se limita a aplicar la ley, y si la propuesta que presenta el Consistorio cumple con los requisitos legales lo que hace es "aprobarla".

No obstante, si alguien entiende que presenta un recurso y "demuestra que se ha aplicado mal el criterio", el procedimiento se puede cambiar, al igual que también se puede consensuar un acuerdo mediante el diálogo.

"Las cosas no son para siempre", ha subrayado el consejero, que ha asegurado que el decreto de estas zonas "es un ser vivo" que se puede ampliar o reducir en función de los resultados que se obtengan.

Buch ha anunciado que su departamento elaborará un plan de cooperación entre los sectores turístico y comercial para aunar intereses e impulsar la competitividad. La idea es orientar el comercio hacia el turismo para que los dos sectores generen riqueza y creen empleo.

El Observatorio ha aprobado el calendario definitivo de diez días festivos habilitados para la actividad comercial en 2013, que serán el 18 y 31 de marzo, 7 de julio, 12 de octubre, 1 de noviembre y 1, 6, 15 y 29 de diciembre.

Más información