Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig nombra ‘número dos’ de Empresa y Empleo al mediador Ramon Bonastre

El sustituto de Esther Sànchez fue indultado en 1997 tras ser condenado por malversación

Ha intervenido en conflictos como el de Nissan, Panrico, Cacaolat o Yamaha

El consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, ha designado como secretario de Ocupación del Gobierno catalán a Ramon Bonastre (Montblanc, 1956), que en la pasada legislatura fue director de Relaciones Laborales, cargo que sigue vacante. Bonastre sustituye a Esther Sánchez, a quien el exconsejero Francesc Xavier Mena fichó de su entorno de la escuela de negocios Esade.

En los dos últimos años, el nuevo secretario de Ocupación ha sido el encargado de mediar en grandes conflictos laborales como el de Cacaolat, Panrico, Yamaha, transportes o, ahora, Nissan. En esos procesos se ha ganado la fama de buen mediador.

No es el primer cargo de Bonastre de la Generalitat, donde es ya un veterano. Trabajó en varios cargos del Departamento de Trabajo entre 1982 y 1996. Bonastre fue condenado en 1991 por la Audiencia Provincial de Tarragona a un año de cárcel e inhabilitado por otros seis por un delito de “malversación de caudales públicos”, según el Boletín Oficial del Estado. Seis años más tarde, en junio de 2007, Bonastre fue indultado por el primer Gobierno de José María Aznar.

Desde 1996 a 2002 su carrera se desarrolló en el sector de las mutuas de trabajo. Después regresó a la Administración: entre 2002 y 2004, coincidiendo con la presidencia de Jordi Pujol, fue subdirector general de recursos humanos de la Dirección General de Emergencias y Seguridad Industrial y director general de Emergencias y Seguridad Civil del Departamento de Interior. Entre 2004 y 2009, fue jefe de área de políticas sindicales del Departamento de Innovación, Universidades y Empresa, con Josep Huguet al frente, y entre 2009 y 2011 estuvo en la Universidad Autónoma de Barcelona.

La portavoz de CCOO, Dolors Llobet, espera que la experiencia de Bonastre sirva para promover la concertación social e impulsar el papel del Servicio de Ocupación de Cataluña. El secretario de política sindical de UGT, Camil Ros, confía que “mantenga el talante con el que ha logrado que empresas y sindicatos hayan alcanzado acuerdos”.