Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
presupuestos

El PP dará vía libre a las cuentas en Bizkaia si logra un acuerdo en Vitoria

El PNV señala que las negociaciones van “relativamente bien” con Maroto

Gorka Urtaran, a la izquierda, y Javier Maroto.
Gorka Urtaran, a la izquierda, y Javier Maroto.

Cambia el foco en la partida de ajedrez para aprobar los presupuestos de las principales instituciones vascas. Si la pasada semana buena parte de las miradas se centraban en las cuentas de la Diputación alavesa, en los últimos días las negociaciones entre el PNV y el PP a la búsqueda de pactos presupuestarios han puesto el acento en el Ayuntamiento de Vitoria, donde ambos partidos se reunieron en tres ocasiones a lo largo del día y hasta bien entrada la tarde.

Negociaciones que que seguirán a lo largo del día de hoy. Fuentes del PNV señalaron que hay “buena sintonía” y que las negociaciones van “relativamente bien”. De alcanzar el entendimiento que permita a Vitoria tener sus primeros presupuestos con Javier Maroto como alcalde de la ciudad, y con el compromiso expresado por el PNV en las Juntas Generales de facilitar la gestión de la prórroga presupuestaria en Álava, altos dirigentes del PP consideran que se darían las condiciones para que los populares se abstengan en la votación de los presupuestos vizcaínos, que este jueves dan su primer paso en las Juntas de la provincia con el debate de totalidad.

En el Consistorio vitoriano también tienen su propia fecha simbólica, la del pleno de este viernes, en cuyo orden del día está incluido el debate del presupuesto alternativo presentado por el PNV ante la negativa del equipo de gobierno a presentar un proyecto a la oposición. La vuelta a la negociación, rota hace varias semanas, resurgió a finales de la semana pasada después de que el PNV se mostrara dispuesto a aceptar la reforma de la Avenida, uno de los proyectos estrella de Maroto, si esta es más barata, y a alcanzar acuerdos si se mantiene el empleo público en el Consistorio, que en los últimos meses ha realizado importantes recortes en personal laboral y subcontratado.

De este modo, el PP lograría que una de las dos instituciones más importantes en las que gobierna en Euskadi, el Ayuntamiento de Vitoria, logre tener unos presupuestos, los primeros en dos años, con quien ya tuvo un acuerdo de inversiones durante 2012. También que la otra, la Diputación alavesa, cuente con los apoyos jeltzales suficientes para que la prórroga no sea nada más allá de un mal trago político —entre los primeros acuerdos se prevé la aprobación de una norma foral que palie la merma de 5,3 millones de euros que supone la prórroga presupuestaria, según cifras de la Diputación—.

Los dos partidos mantienen intensas negociaciones que tienen como límite el miércoles

Al mismo tiempo, el PNV, donde la orden de facilitar las cuentas ha tenido interpretaciones de lo más variopintas, evitaría lo que fuentes socialistas y populares indican como la razón de no pactar abiertamente con el PP —durante la negociación el Gobierno de Javier de Andrés admitió numerosas enmiendas del PNV que finalmente solo cedió su abstención—: la foto del acuerdo en solitario con el equipo de Gobierno foral. Acuerdos que, por otra parte, se suceden en los plenos de las Juntas en materia fiscal prácticamente cada semana. Fuentes socialistas añaden que, ya en la negociación presupuestaria de las cuentas anteriores, el PNV pactó con el PP algunas partidas, algo que los jeltzales rechazaron tras abstenerse. De nada sirven, en cambio, los hipotéticos pactos a nivel autonómico, ya que los votos del PP son insuficientes para que el Gobierno de Iñigo Urkullu apruebe con su apoyo sus cuentas.