Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los etarras fueron interceptados en Francia por ir en un coche robado

Los supuestos activistas llevaban documentación falsa de España, Alemania e Italia, además de un revólver

Los dos supuestos etarras detenidos el pasado viernes en la región de Borgoña en Francia llevaban un revólver procedente del robo perpetrado en una armería de Vauvert, en octubre de 2006, así como documentación falsa de diversas nacionalidades. Ambos fueron interceptados por gendarmes en un control rutinario de carretera, según fuentes de la lucha antiterrorista española.

Los presuntos etarras fueron sorprendidos cerca de Nevers por una patrulla de la Gendarmería que les dio el alto y les detuvo al comprobar que el coche estaba denunciado como sustraído. Los dos etarras tenían en su poder un revólver Smith & Wesson procedente de una armería que fue asaltada en Vauvert, en octubre de 2006. Además del arma, portaban documentos de identidad falsificados correspondientes a España, Italia y Alemania.

Los agentes franceses identificaron inicialmente a Andoni Lariz Bustinduy, natural de la localidad vizcaína de Markina, que estaba huido desde enero de 2010. Figuraba ahora en la lista de los más buscados por el Ministerio del Interior.

La fuga de Lariz se produjo, según fuentes policiales, a raíz de la desarticulación por parte de la Ertzaintza de un comando de ETA en Ondarroa denominado Ttonttor. Fue acusado de colaboración con banda armada por el juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional.

Ambos arrestados pertenecían al aparato logístico de ETA

El segundo de los arrestados fue identificado ayer como Urtzi Etxeberria Aierdi, que también estaba huido de su domicilio. Fue acusado de estar implicado en la distribución de los boletines de ETA Zutabe en el año 2005. En junio de ese año se presentó ante la Audiencia Nacional e ingresó en prisión. Permaneció encarcelado hasta febrero de 2006 en que quedó en libertad bajo fianza.

En 2007 fue juzgado en la Audiencia Nacional y absuelto de la acusación de ser el responsable de una red de distribución de las publicaciones de ETA. El fiscal le acusaba de haber dado instrucciones a otros tres acusados para recoger en una herriko taberna de San Sebastián un paquete de zutabes y trasladarlos hasta Lekeitio adoptado medidas de seguridad. Durante el traslado, la Guardia Civil interceptó un coche que llevaba los boletines en el maletero. En el juicio, Etxeberria negó su implicación en el reparto de los boletines de ETA, y fue absuelto.

Fuentes de la lucha antiterrorista encuadran a ambos arrestados en el aparato logístico de la banda armada, que se encarga del transporte de material. La investigación la lleva la Subdirección Antiterrorista de París. Son las primeras detenciones que se registran este año en Francia.