Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las monitoras de los comedores escolares de Cádiz se suman a la huelga

Las trabajadoras se movilizan porque, como el resto de operarios de la empresa Brassica, no cobran desde hace tres meses

Varias monitoras en la concentración de hoy ante la sede del ISE en Cádiz. Ampliar foto
Varias monitoras en la concentración de hoy ante la sede del ISE en Cádiz. EFE

Lejos de resolverse, el conflicto abierto con la empresa Brassica, concesionaria de comedores escolares de 75 colegios de Andalucía, se ha agravado con el inicio de la huelga de las monitoras que deben cuidar de los alumnos. Se suman a los paros iniciados el martes por los transportistas, que han dejado sin este servicio a 7.500 niños. La Junta de Andalucía, que ha anunciado la rescisión del contrato, quiere encontrar una nueva compañía la semana próxima pero el consejero delegado, Manuel García Gallardo, ya ha avisado de que recurrirá esta medida.

Las monitoras de Brassica se movilizan porque, al igual que el resto de operarios de la empresa, no cobran desde hace tres meses. No es la primera vez que sufren retrasos en sus nóminas. De hecho, vienen padeciendo problemas en los pagos desde hace un año, cuando la concesionaria sufrió una debacle de su situación económica por los retrasos en los abonos que debía hacer el ISE, el ente público de Infraestructuras y Servicios Educativos. Este organismo pagó 1’2 millones de euros en diciembre pero para entonces la empresa ya acumulaba deudas con la Seguridad Social y el dinero fue retenido por Hacienda.

Las monitoras piden el rescate urgente de la concesión y su incorporación inmediata a la nueva empresa

Las monitoras, que se manifestaron ante la sede del ISE en Cádiz, reclamaron el rescate urgente de la concesión y su incorporación inmediata a la nueva empresa que venga, un compromiso de la Consejería de Educación. Con todo, los sindicatos consideran a la Junta corresponsable de la situación a la que han llegado, por no haber abonado a tiempo el dinero comprometido a la empresa.

La nueva huelga complicó todavía más la tarea de padres y madres de conciliar la recogida de sus hijos con sus horarios laborales. Desde el martes no había comida pero, al menos, la presencia de las monitoras flexibilizaba los horarios porque acompañaban a los niños cuyos padres no podían llegar justo a la salida de clase. Las monitoras han convocado nuevas huelgas durante 12 días más. Las próximas se vivirán el jueves y viernes de la semana que viene. La de los transportistas tiene carácter indefinido hasta el cobro de las nóminas pendientes.

Pero los impagos del ISE a sus empresas concesionarias puede agravarse la semana que viene. Los 98 trabajadores de la empresa STI, Sistemas Territoriales Integrados, que se encargan de la gestión académica y económica de 60 colegios en la provincia de Cádiz, tampoco cobran a tiempo y han anunciado paros en los próximos días. Son los encargados, entre otras cosas, de tramitar las altas y bajas de las aulas matinales, actividades extraescolares y la burocracia interna de los centros. Como los de Brassica, llevan padeciendo retrasos en sus sueldos desde hace meses.