Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El precio de los alquileres retrocede a niveles de hace una década

La demanda se dispara y los contratos firmados se han triplicado desde el año 2003

Oferta de pisos de alquiler en Barcelona.
Oferta de pisos de alquiler en Barcelona.

Por una vez, no vale la ley de la oferta y la demanda: el precio de los pisos de alquiler se está desplomando, mientras la demanda sube y sube. El precio medio de los alquileres, tanto en Barcelona (620 euros) como en el conjunto de Cataluña (568) ha caído a niveles de hace una década. El lustro anterior (1998-2004), las rentas se habían doblado. Son precios oficiales de la Secretaría de Vivienda de la Generalitat, que muestran cómo los alquileres se dispararon entre 2003 y 2008 (la cúspide, cuando en Barcelona la media superó los 1.000 euros y en Cataluña era de 900) y desde entonces caen en barrena.

Lo paradójico es que la demanda no para de subir. Un par de datos: en 2003 se firmaron 41.149 contratos y en 2011, 127.813, según la misma fuente. De 2012 solo hay datos de enero a junio (68.000 contratos), pero apuntan que siguió la tendencia alcista. Otro indicador es del portal líder del sector en Internet: Idealista. En los últimos cuatro años la demanda ha subido un 400% y la oferta se ha duplicado.

El director comercial del portal en Barcelona, Eduard Andreu, analiza la “efervescencia” que vive el mercado de alquiler y concluye que está “empujado” por muchos frentes: “la dificultad de comprar por el cierre del crédito, las medidas que ha tomado el Gobierno (marco jurídico favorable, desahucios exprés…) y la situación económica, con un paro galopante y la renta familiar cayendo”. Andreu vincula el “hundimiento” de precios a la realidad socioeconómica: paro y familias con menos poder adquisitivo, las mismas causas que indica el director de Fotocasa, Fernando Merino. En Idealista han detectado otra tendencia, la confianza que los profesionales ganan entre las familias que buscan. “En plena burbuja los particulares, inquilinos o propietarios, esquivaban las agencias, y ahora buscan intermediarios y asesoramiento legal”, explica.

El auge del alquiler está provocando situaciones impensables hace años: familias que viven en un piso por el que pagan una hipoteca, que lo ponen en alquiler para mudarse, de alquiler, a otro piso más céntrico, más grande o mejor. Es el caso de Maria y Juan, de Barcelona. Alquilarán su piso del barrio de Font d’en Fargas y se mudarán a otro más céntrico, más grande y por el que pagarán lo mismo que cobrarán de alquiler: 600 y pico euros por un piso de 100 metros cuadrados cerca de la Sagrada Família. “Es increíble cómo están bajando los precios. Estoy suscrita a varios portales y cada día me llegan alertas de precios que bajan”, explica Maria, que añade que “el nivel de regateo es impresionante”.

Los alquileres en vigor también sufren rebajas

Esta es otra: una cosa son los precios oficiales de los nuevos contratos, y otra la caída de precios de los contratos en vigor. Los propietarios prefieren un buen pagador que les pida una rebaja, que alquilar por más dinero, pero no saber si cobrarán.

El presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, Joan Ollé, habla de “rebajas” en el sector. “Es el día a día en los dos últimos años”, asegura. Ollé es muy realista: “Los precios se están ajustando a la realidad económica. No podemos vivir engañados, si todo cae, es lógico que lo hagan los alquileres”. Con todo, dice, las rentas “están tocando fondo”.

El secretario de Vivienda del Gobierno catalán, Carles Sala, celebra que “Cataluña vaya hacia otras formas de tenencia de la vivienda que la compra”, hegemónica durante los últimos 60 años. Aunque la causa del cambio sea circunstancial, aunque se produzcan fenómenos inéditos, como familias que alquilan pisos que tenían cerrados, otras que se marchan a la segunda residencia y alquilan la primera…. El auge del alquiler, sin embargo, no es significativo: ha saltado del 15% al 18% en el régimen de tenencia de vivienda.

Sala y el sector también están atentos ante las repercusiones que el banco malo pueda tener sobre el sector. Por mucho que la Sareb alquile parte de sus activos, su objetivo es vender. Y a medio plazo. “Nosotros hemos pedido disponer de los pisos difíciles de vender para destinarlos a alquiler social”, recuerda el secretario. Andreu, de Idealista, confirma el miedo al banco malo que se ha instalado en el sector, pero entiende que el impacto en el alquiler será menor. “En su plan de negocio es prioritario vender activos”, recuerda.

 

310 candidatos por piso

La Caixa ha recibido 9.292 solicitudes para poder acceder a uno de los 30 pisos del edificio de viviendas de alquiler que está construyendo en la calle de Roger de Flor, en el Eixample de Barcelona. El sorteo se celebró ayer ante notario.

Los pisos sorteados tienen una superficie de entre 58 y 84 metros cuadrados y una plaza de aparcamiento vinculada, y su precio de alquiler es de 400 euros mensuales para las viviendas de dos habitaciones y de 500 para los de tres.

Esta promoción, levantada en la misma manzana donde la fundación de la entidad financiera tiene el Palau Macaya —cuya fachada mira al paseo de Sant Joan— forma parte del programa Vivienda Asequible, que ofrece viviendas levantadas sobre suelos obtenidos de acuerdos firmados con promotores afectados por la crisis. En total, la entidad ha entregado 3.000 pisos de alquiler para jóvenes y mayores y prevé finalizar otro millar durante este año.