La inmigración en la aceituna cae a niveles de hace más de una década

La ocupación en los albergues para temporeros de Jaén no ha superado el 40% de media

Un grupo de agricultores varean un olivar en Jaén.
Un grupo de agricultores varean un olivar en Jaén.J. M. PEDROSA

La campaña de recolección de la aceituna va a ser este año más autóctona que nunca. La cifra de inmigrantes ha caído a niveles de hace más de una década, como refleja la ocupación registrada en los albergues para temporeros de Jaén, que no ha superado el 40% de media en los 25 centros abiertos en la provincia. La mayoría de ellos (21) ya ha cerrado sus puertas, algo insólito en fechas tan tempranas, y los de Villatorres y Torredonjimeno lo harán esta semana. Se desconoce cuándo lo harán los de Mancha Real y Andújar. Y llama la atención el cierre, hace medio mes, de los albergues de municipios con gran tradición olivarera como Úbeda, Baeza o Torredelcampo.

La llegada de inmigrantes a los tajos de olivares ya registró el año pasado un fuerte descenso, en torno a un 53%, debido principalmente a las campañas informativas de la Administración autonómica advirtiendo de que no hacía falta mano de obra foránea por el alto número de parados locales. Este año la campaña se ha repetido con el mismo mensaje. Y a ello se ha unido el fuerte descenso en la cosecha de aceituna (por encima del 80% en la provincia de Jaén) que ha llevado a muchos olivareros a prescindir de sus cuadrillas habituales para no encarecer los costes de producción.

El centro de la capital ha cerrado sus puertas hoy tras atender a 3.500 temporeros, un 45% menos que el año pasado

Donde mejor se refleja el descenso en la llegada de inmigrantes es en el albergue de la capital, el más grande de la provincia con 800 plazas. Este centro ha cerrado sus puertas este miércoles tras atender a 3.500 temporeros, un 45% menos que el año pasado. Durante los 44 días que ha permanecido abierto, se han ofrecido 8.717 servicios de manutención y se han facilitado 636 billetes de autobús para que los temporeros pudieran acercarse a otros municipios para encontrar un tajo. Todo con un coste de 100.000 euros.

La concejal de Asuntos Sociales de Jaén, Reyes Chamorro, hizo un balance “más que positivo” del funcionamiento de este dispositivo de atención donde, al igual que en el resto, se ha limitado la estancia a los usuarios a tres días. No queda tan lejano el año 2009, cuando la cifra de inmigrantes llegados a la provincia jiennense aumentó un 61%, lo que obligó a la Junta de Andalucía a endurecer las condiciones de acceso a estos centros vetando la entrada a los inmigrantes sin papeles.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS