Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Caras nuevas para Madrid 2013

Este año Madrid volverá a ser imán artístico. Sergio Bernal será protagonista en el Ballet Nacional. La violinista Leticia Moreno ejercerá de profeta en su tierra. Y debutará el hijo de Rosendo. Estas y otras caras marcarán la vida cultural de la capital

FOTOGALERÍA FOTOGALERÍA
Músicos, actores, bailarines y arquitectos, protagonistas del año.

Termina el año. Toca olvidar 2012 y esperar que 2013 traiga mejores noticias. Algunas traerá, y en el pequeños universo de la cultura madrileña, pueden venir de la mano de estos nombres. Rostros que nos invitan a aventurar lo que el año deparará a Madrid en cine, danza, arte, arquitectura, gastronomía, teatro, rock y música clásica.

CINE: El alacrán de Zannou

Con los directores que mejor han retratado Madrid (Pedro Almodóvar y Álex de la Iglesia) rodando películas que se desarrollan fuera de la capital (aunque en Las brujas de Zugarramurdi, del bilbaíno, aparezcan Mario Casas y Hugo Silva como estatuas humanas en la Puerta del Sol), habrá que estar atentos a qué ciudad presentan Santi Zannou, director de El truco del manco (2008), y Carlos Bardem en Alacrán enamorado. Zannou (Madrid, 1977) ha dirigido una adaptación de la novela del segundo que entre ambos han convertido en guion. Bardem actúa también, junto a su hermano Javier, Miguel Ángel Silvestre y los dos protagonistas de la historia, Álex González y Judith Diakhate, un skinhead y una inmigrante enamorados, con el mundo de las tribus urbanas, los gimnasios y el boxeo de fondo.

Lo mejor que le puede ocurrir a Madrid dentro del cine es que dos de las apuestas más interesantes de 2012 logren asentarse. La primera es una pequeña sala, Artistic Metropol (Cigarreras, 6), que han decidido alegrar la vida a los cinéfilos con su programación a contracorriente. Como explica su director, Ángel Mora: “Se trata del concepto, a nuestro juicio equivocado, de no tener margen de maniobra. Estar condenados al carácter impersonal que rezuman las multisalas, a esa extraña sensación de que a la mayoría de profesionales que trabajan en ellas (con una media de 20 años) no les apasiona en demasía su trabajo”. A ellos sí, y programan con películas que difícilmente lograrán salida en el resto de pantallas.

Por ahí van también los tiros de la Cineteca (dentro de Matadero), probablemente la sala más bonita de Madrid, y que tiene desde otoño nuevo director, Mikel Olaciregui, que también se hará cargo del certamen Documenta. La Cineteca es otra válvula de escape para el cine diferente, y Olaciregui deberá refrendar el buen gusto demostrado estos años como director del festival de San Sebastián.

DANZA: Sergio Bernal, al natural

Parece que ha llovido mucho, pero solo han pasado algo más de dos años desde que, en el programa Cartografías de la Danza 2010 del desaparecido Teatro de Madrid, despuntaba un chico sin cumplir los 20 años, egresado del Conservatorio María de Ávila de la capital y poseedor de una versatilidad y un físico fuera de serie.

Disciplinado hasta la obsesión, musical como si tuviera implantada una caja de resonancia perfecta, virtuoso de la Escuela Bolera tradicional al punto de ser ya comparado con los grandes, Sergio apunta directamente a donde la estela de su talento inclina.

Bernal, a quien se compara con un nuevo Joaquín Cortés (siendo muy diferentes), ha entrado a empujones y con muchos e injustificados traspiés en la plantilla de la compañía titular española (en un puesto de solista teniendo todos los mimbres de un primer espada) que es el sitio natural para desarrollarse.

José Antonio Ruiz, que dirigió hegemónicamente la compañía por más de tres mandatos, le negó el pan, la sal y la entrada en el conjunto relegándolo a un taller de aprendices cuando ya era una figura evidente. Pero el muchacho, en su inquietud e ímpetu, se supo buscar la vida y ya es reconocido con nombre propio, actuando en galas internacionales, festivales de prestigios como los de La Habana y Miami y habiendo recibido el premio Positano 2012 al bailarín revelación junto a estrellas como Uliana Lopátkina, hoy la mejor bailarina clásica del planeta.

En febrero Sergio Bernal debutará con el BNE en un papel protagónico en Japón durante una gira: será en Bolero (Ravel) coreografiado hace décadas por el maestro José Granero, un papel emblemático para los hombres del baile español, y Aída Gómez le ha invitado a la gala de la danza española que hará en Pozuelo el día 6 de abril de 2013.

ARTE: Dalí o las masas

Madrid va a seguir siendo en 2013 una de las ciudades europeas con mejores exposiciones. Artistas extranjeros (Albert Oehlen, Cildo Mireilles, Manuel Álvarez Bravo) y españoles (Dalí, Cristina Iglesias, Ballester, Barceló, Bernardí Roig) coparán museos y galerías, y hay que destacar la apuesta por las grandes colecciones internacionales (Patricia Phelps de Cisneros en el Reina Sofía, la Cranford Collection en la Fundación Santander) y una gran atención al movimiento más popular y cotizado de la historia del arte: el impresionismo. La Fundación Thyssen inaugura en febrero Al aire libre, que analiza el papel de la pintura en espacios abiertos como motor de la renovación plástica del XIX con artistas como Pierre-Henri de Valenciennes, Thomas Jones, Turner, Constable, Corot, Rousseau, Courbet, Daubigny, Van Gogh o Cézanne. A la vez, la Fundación Mapfre mostrará El impresionismo y sus declinaciones, sobre cómo la evolución de los grandes maestros como Monet o Renoir convive con las propuestas de artistas como Seurat, Signac, Van Gogh, Cézanne, Gauguin o Vuillard, que conducirán el impresionismo hacia las vanguardias.

Pero, sin duda, el gran acontecimiento llegará con Salvador Dalí. Desde el 23 de abril el Reina Sofía mostrará 200 obras del catalán. La exposición, que actualmente se exhibe en el Pompidou, ha roto toda previsión de visitantes, se nutre con piezas de los tres centros depositarios de su legado: La Fundación Gala-Dalí en Figueres, el Museo Dalí de Florida y el propio Reina Sofía. Además de su conocidísimo periodo surrealista, se contará su estancia en la Residencia de Estudiantes, su paso por Estados Unidos y sus aportaciones a la ciencia y al teatro.

Arco llegará el 13 de febrero. Está previsto que participen 200 galerías de 30 paises, pero la gran preocupación es el IVA del 21% sobre las obras que allí se vendan, algo que puede suponer que la feria entone su canto del cisne definitivo.

ARQUITECTURA: Más madera

Las fábricas están secas. En parte por eso y en parte porque ya lo hicieron antes ciudades como Londres con la Tate Modern, Madrid ha apostado por convertir sus sedes industriales vacías en lo que se ha dado en llamar contenedores culturales. El Circo Price, La Casa Encendida, Matadero, CaixaForum… Todos estos edificios albergaban máquinas humeantes hasta no hace tantos años. En 2013 las Serrerías Belgas, antigua maderera, llegan para unirse a esta nómina como sede del Medialab.

En una ciudad en la que la construcción parece que se va a tomar unas largas vacaciones, la apertura de una gran obra es en sí misma una noticia. Las Serrerías además están apadrinadas por Víctor Navarro y María Langarita, dos arquitectos de creciente proyección. Entre otras cosas, ahora están a la espera del fallo del premio Mies Van der Rohe —el Oscar europeo de la arquitectura contemporánea— por su trabajo en la Red Bull Academy de Matadero, una ligera intervención que les ha puesto en la lista de nombres a seguir tras unos años en los que su gremio ha vivido un empacho de nombres ilustres.

Las Serrerías parecen un manifiesto arquitectónico para los nuevos tiempos, en los que la mesura y la restauración van a ser la tendencia tras los excesos pasados. Sobre un edificio de hormigón respetado en su integridad, Langarita y Navarro han tejido una estructura de materiales ligeros y baratos que contendrá todo el aparataje tecnológico que precisa el Medialab. La superposición de lo permanente y lo periférico, la vieja historia industrial y los sueños digitales, el gris y el color, están llamado a ser uno de los fenómenos estéticos del año. Lo que pueda rendir el Medialab es aún un misterio.

GASTRONOMÍA: La estrella de Valdemoro

Entre la llovizna en España de estrellas Michelin 2013 una sorpresa ha sido el reconocimiento a cocineros jóvenes. Una de esas estrellas ha ido a parar a Valdemoro, donde en el centro de la localidad ofician tres generaciones en un restaurante familiar llamado Chirón. El veinteañero chef Iván Muñoz Bargueño y su hermano Raúl, jefe de sala, han modernizado las esencias tradicionales con una vanguardia sin estridencias. Formados en las escuelas de hostelería de Aranjuez y Toledo, abogan por “una cocina de la tierra adaptada a los tiempos actuales”, y su territorio es la cocina madrileña demercado, pero con “palpables evocaciones manchegas”. Para alegría de los urbanitas que tras el efecto estelar pisan Valdemoro, sus precios son más ajustados que en la capital (60 euros, y 30 el menú de tapas).

El firmamento gastronómico madrileño acaba 2012 con una apuesta que seguirá dando que hablar: StreetXo, el puesto de hipercreativa comida callejera de David Muñoz instalado en el Gourmet Experience de El Corte Inglés de Gran Vía. Mientras el jefe de cocina de DiverXo decide si se muda a otra capital europea o asiática, ofrece alta gastronomía para bolsillos en crisis.

Alberto Chicote, aún sin restaurante nuevo tras dejar No-Do, ha encontrado su sitio en televisión con Pesadilla en la cocina y en 2013 se sumará a la cocina en pantalla el gastrobotánico chef de Aranjuez Rodrigo de la Calle.

Madrid es cada año capital mundial gastronómica con la cumbre Madrid Fusión (del 21 al 23 de enero) y con la feria internacional Club de Gourmets (del 8 al 11 de abril). La primera cambia de ubicación —a Ifema—, y además de las grandes figuras del panorama español, se centra en “la nueva cocina de la vieja Europa”. La 27ª edición del Salón de Gourmets expondrá (también en Ifema) las delicatessen más nuevas y albergará el campeonato de España de cocineros y el de abridores de ostras.

TEATRO: Capítulos de vida

Teatro de inmersión, por capítulos, hecho a la medida de la librería La Buena Vida: sus coloridas paredes, sus volúmenes y estantes, son la escenografía de Días como estos, comedia en cinco entregas, protagonizada por un joven librero melancólico, su resuelta novia y sus inquietos amigos. La idea es de Fran Calvo, actor que conoce de cerca el auge que en Gran Bretaña, pero también en Madrid durante el último año, está teniendo este tipo de espectáculos en los que el lugar de la representación es idéntico al de la ficción: una tienda, el salón de un hotel, un granero…

Calvo tomó de las teleseries la idea de escribir y de levantar una obra por capítulos, como manera de crear un público fiel. Cada mes y medio largo, TeatroEnSerie, su compañía, estrena uno, y lo programa en alternancia con el anterior. Ahora tiene en cartel los dos primeros, ambos de cuarenta minutos; el siguiente estará listo en febrero. Los comentarios y sugerencias que el público aporta al final de la función, mientras se toma una copa con el equipo, son muy tenidos en cuenta por Luis López de Arriba, su autor y director: le ayudan a esbozar las líneas generales y algunos detalles de la entrega próxima, que él escribe sobre la marcha, a pie de ensayo, como los libretistas del antiguo Apolo en los años dorados del teatro por horas.

En verano de 2013 verá la luz el último capítulo, y se harán los cinco de un tirón en sendas maratones. Con Días como estos, TeatroEnSerie está captando a un público variopinto, buena parte del cual no frecuentaba el teatro. Si todo sigue viento en popa, su próximo proyecto será más ambicioso en lo que al aforo se refiere.

ROCK: Con la sangre de Rosendo

Los apellidos ilustres son, ya se sabe, pasaporte y cortapisa. Rodrigo Mercado, madrileño del 78, es heredero de Rosendo, el fundador de Leño y uno de los roqueros urbanos más legendarios que pueblan esta ciudad. La parte positiva: el primogénito debutará esta primavera en solitario con un álbum, Puntualmente demora, que lanza la multinacional Warner y produce Eugenio Muñoz, el habitual de su padre. La parte menos buena: las inevitables comparaciones. “Hasta sopesé la posibilidad de firmar con pseudónimo, porque sé que me van a poner siempre la lupa”, admite el cantante desde su local de ensayo, en Urgel. “Pero mi nombre es mi nombre, y ya está”.

Los dos Mercado comparten una relación entrañable y melómana, pero puede que las querencias del retoño sorprendan a los seguidores del autor de Pan de higo. Para empezar, su primer recuerdo musical doméstico: despanzurrado en el suelo del salón escuchando con los cascos el primer LP de Gwendal, aquel mítico grupo del folk bretón. O el primer concierto al que asistió: The Kid Creole & Coconuts. Y otras debilidades juveniles que apenas tienen que ver con las guitarras callejeras, desde The Cars a Peter Gabriel, Talking Heads o el hip hop primigenio.

“Soy ecléctico en lo musical e íntimo con las letras, en las que vuelco mierdas y alegrías”, resume Rodrigo sobre el álbum venidero, que amplía la paleta de influencias respecto a su banda previa, Ganyahmun: del soul al reggae, el funk, el rap o la música latina. El joven Mercado sabe que los tiempos no resultan propicios para nadie. “Soy más quejica que optimista, pero miro hacia adelante. De lo contrario, lo mandaríamos todo a tomar por culo”, admite. En su caso, dispone de un tranquilizador plan B: lleva 11 años trabajando como jardinero para una comunidad de vecinos en Mirasierra. “Es un curro que da para vivir y te deja las tardes libres para ensayar. Así vamos tirando”.

CLÁSICA: Un violín para los jóvenes

Leticia Moreno lleva más de 20 años con el violín a cuestas. La madrileña, curtida en la Escuela Superior de Música Reina Sofía y moldeada por los consejos de Rostropóvich, tiene ante sí un año prometedor. Tras haber sido designada Echo Rising Star por las mejores salas de Europa, la temporada que viene Moreno paseará su buen hacer con el violín por Ámsterdam, Londres, Paris o Viena.

A sus 27 años, la violinista tiene sensibilidad y gusto para afrontar las mejores piezas del repertorio, y tiene la mirada puesta en los jóvenes como ella. Tras ser galardonada por la Fundación Príncipe de Girona, se ha propuesto crear un ciclo en colaboración con el Festival de Peralada para llevar a los jóvenes hasta las salas de concierto. “Me llama la atención que los jóvenes no se sientan atraídos por la música clásica. Creo que no se está presentando del modo correcto y, siendo joven, creo que debo preocuparme por ello”, explica. Por eso la próxima primavera presentará su visión de la clásica para jóvenes con un concierto en Barcelona en el que la mitad del aforo serán jóvenes invitados. “La idea es que esto se expanda y se pueda hacer en ciudades de toda España”, comenta.

También habrá grabaciones para este año con “dos de las discográficas más importantes a nivel internacional”. Mientras ultima el acuerdo, adelanta que habrá obras de españoles a las que quiere devolverles su lugar, como el Poema de una sanluqueña de Turina o una sonata para violín de Granados. Y será profeta en su tierra: estará en el Teatro de la Zarzuela en abril tocando fantasías sobre zarzuelas, en la Fundación Juan March poniendo banda sonora a las pinturas de Paul Klee que expone la institución y en el Reina Sofía, en mayo estrenando el concierto que el compositor José Luis Greco le ha dedicado. No para ni para coger impulso, y deja un mensaje para los tiempos difíciles: “La música debe estar más presente en la sociedad, porque es la huella del alma del ser humano”.

Información elaborada por: Gregorio Belinchón, Roger Salas, Ángeles García, Jerónimo Andreu, Rosa Rivas, Javier Vallejo, Fernado Neira y Miguel Pérez Martín

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información