Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Cruzan todas las líneas rojas”

El pacto CiU-ERC disgusta al conjunto de las fuerzas políticas de la oposición en el Parlament

El debate de investidura del presidente de la Generalitat continuará esta mañana con las intervenciones de los jefes de filas del Partido Popular, Iniciativa, Ciutadans y la CUP. Sin embargo, estos partidos ya adelantaron ayer que se opondrán a la investidura del presidente, aunque por razones diametralmente distintas.

El portavoz del PP Enric Millo aseguró ayer que Artur Mas “está incapacitado” para ser presidente. Los populares consideran que el discurso que Mas hizo ayer ante la Cámara fue “aburrido” y que no contribuyó a “ilusionar a nadie”. “Basta ver la cara de funeral que tenía el presidente”, dijo Millo. El Partido Popular entiende que Mas se resiste a asumir su “fracaso” electoral y que ha decidido hacer una salida hacia adelante. “Reclamó a los catalanes una mayoría excepcional y lo que obtuvo fue un batacazo excepcional”, resumió Millo.

Dolors Camats, de ICV-EUiA, reprochó al líder de CiU que no hiciera ninguna autocrítica y le recordó la “mala herencia” que recibe su Gobierno fruto de los dos años anteriores. Para los ecosocialistas, Mas demostró “valentía” en sus aspiraciones soberanistas pero no para rectificar sus políticas de austeridad. Camats considera que Mas ha cruzado “todas las líneas rojas” de los recortes y le ha reprochado también que no aludiera a ningún caso de corrupción.

El portavoz de Ciutadans, Jordi Cañas, acusó a Mas de ceder ante la voluntad de Junqueras, hasta el punto de convertirse en “el candidato de Esquerra”. Cañas denunció una supuesta “amnesia temporal” del presidente catalán quien, a su parecer, olvidó los problemas de su gestión durante los dos últimos años. Además, vaticinó una legislatura breve, inestable y donde la división entre ciudadanos se hará cada vez más evidente. “Mas quiere pasar a la historia desde la épica, pero lo hará desde la comedia y conocido como Artur Mas, el breve”, ironizó.

La CUP lamentó que el líder de CiU omitiera en su discurso el paquete de 4.000 millones de recortes que está previsto para el próximo año y que fue anunciado tras las elecciones. Su portavoz, Quim Arrufat, tildó la intervención de Mas de “promesas y mínimos incumplidos” y le reprochó que desoyese la voz “del pueblo real”, de los parados y los desahuciados.

Por su parte, Jordi Turull, portavoz de Convergència i Unió, desdramatizó las críticas de la oposición porque, en su opinión, “no han entendido que hemos entrado en una nueva etapa”. Turull elogió a Mas porque “no esconde las dificultades, dice la verdad” y porque, a su entender, “fue muy claro” al explicar la vía soberanista que CiU defiende para Cataluña.