Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los acuerdos entre CiU y ERC sublevan a la gran patronal catalana

Fomento pide que la consulta solo se convoque dentro de la Constitución

Los empresarios rechazan la subida de impuestos y las nuevas tasas

“Este no es el camino”, advierte Gay de Montellà a CiU y ERC

Las negociaciones entre Convergència i Unió y Esquerra Republicana para la investidura de Artur Mas están profundizando en la brecha que se abrió con la convocatoria de elecciones anticipadas entre el empresariado catalán y la federación nacionalista. La patronal Fomento del Trabajo y la Cámara de Comercio de Barcelona alertaron este lunes de la “preocupación” de los empresarios ante la “subida de tasas e impuestos” que ambas formaciones tienen encima de la mesa para rebajar el déficit público en 2013. “Este no es el camino”, advirtió el presidente de Fomento, Joaquim Gay de Montellà.

A pesar de que CiU y ERC aún no han cerrado un pacto que le asegure a Mas una mayoría parlamentaria, los documentos que han ido trascendiendo estos días sobre las negociaciones para formar Gobierno han provocado malestar entre el empresariado catalán. Las patronales, que tras las elecciones ansiaban mayoritariamente con un acuerdo entre CiU y el PSC, están inquietas sobre todo por las medidas fiscales que deberá asumir Mas para lograr el apoyo de los republicanos.

Sobre la mesa hay la recuperación del impuesto de Sucesiones, una rebaja de las exenciones del de Patrimonio y la creación de varios tributos sobre la banca, las bebidas con azúcar, las grandes superficies o las centrales nucleares. “Recuperar impuestos y crear tasas solo complicará la tarea empresarial”, lamentó el jefe de la patronal catalana.

Gay de Montellà avisó al Ejecutivo catalán de que la recuperación de Sucesiones y la creación de nuevos impuestos puede propiciar la deslocalización de patrimonios a otras comunidades “con una fiscalidad inferior” y emplazó a Mas a ir armonizando la fiscalidad catalana con la “española y la europea”. El presidente de la patronal incluso sugirió que el Gobierno central “homogeneice” ese tributo aunque ello pueda desatar las críticas en Cataluña de quienes consideren que “quitan competencias”.

Posteriormente, en su comparecencia ante la Asamblea General de Fomento, Gay de Montellà recordó que el 5 de octubre ya planteó “si era el momento oportuno para plantear cambios institucionales tan profundos” por parte del Ejecutivo catalán y que en noviembre alertó sobre “alianzas de gobierno artificiales que no aporten estabilidad y confianza”. Y ante el escenario de conflicto con el Gobierno central que se dibuja ya para esta legislatura, el presidente de la patronal pidió al Ejecutivo de Mariano Rajoy y a Mas que negocien el “modelo financiación”. “Es necesario recuperar el diálogo”, reclamó.

El presidente de la patronal de pequeñas y medianas empresas Fepime, Eusebi Cima, también criticó que “la subida de tasas e impuestos no ayudará a la reactivación económica”. Y menos, dijo, en 2013, un año “crítico” en el que, en su opinión, las actuaciones de las Administraciones tendrán una especial relevancia para avanzar hacia la recuperación.

También el presidente de la Cámara de Comercio, Miquel Valls, aseguró estar “muy preocupado” por la constitución del nuevo Gobierno ante las demandas de los republicanos de crear nuevos impuestos. A pesar de que Valls no quiso hablar sobre otro de los puntos que están abordando CiU y ERC, la celebración de una consulta soberanista, sí recordó que “la prioridad del Gobierno debe ser la economía catalana”. Fomento no quiso valorar la conveniencia de un eventual referendo. “No opinamos”, afirmó Gay de Montellà, consciente de que una parte del pequeño y mediano empresariado sí apoya la independencia. Sin embargo, el jefe de la patronal rechazó una consulta “fuera de la legislación vigente”, y acto seguido aclaró que ese marco jurídico debe ser “la Constitución”.