Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hoteleros inician su cruzada judicial contra los apartamentos turísticos

El Gremio de Hoteles de Barcelona pide agilidad para cerrar los establecimientos ilegales

Se acabó el tiempo. El Gremio de Hoteles de Barcelona empezará a denunciar en breve a los apartamentos turísticos que operen de forma irregular. De esta forma, seguirá los pasos de la Asociación Catalana de Albergues Turísticos, que ha formalizado 80 denuncias entre los meses de julio y de noviembre en el mismo sentido.

La decisión del gremio llega una vez que la Generalitat debería haber concluido el registro de apartamentos turísticos que abrió el pasado verano para cuantificarlos y facilitar su regularización. La Ley de Turismo aprobada por el Parlament daba el pistoletazo de salida a ese proceso, al incentivar su regularización a través de una comunicación responsable: los operadores deben notificar a sus respectivos ayuntamientos su intención de operar como tales para conseguir el alta de actividad y, de esta forma, obtener su regularización.

Tras ese proceso inicial, los ayuntamientos debían ofrecer sus datos a la dirección general de Turismo, con el objetivo de crear un censo, darle publicidad y poder cotejar qué establecimientos estaban dentro de la legalidad,

Tanto el Gremio de Hoteles como Acatur consideran que el Ayuntamiento de Barcelona ha de actuar con “mayor contundencia” para aplacar los apartamentos irregulares, para lo que piden más “agilidad en el cierre de estos establecimientos que actúan fuera de la legalidad”. La organización denuncia que “no asumen costes ni gastos administrativos y no toman las medidas de salud pública y de seguridad jurídicas adecuadas a los servicios y plazas que ofrecen”.

Según los datos de los hoteleros, corroborados por otros agentes del sector hotelero, el número de apartamentos turísticos en la capital catalana se han disparado en los últimos tiempos como consecuencia de la crisis económica y el desplome del sector inmobiliario, que ha provocado que pisos que debían destinarse a la venta hayan sido habilitados para el alquiler a turistas por cortos periodos.