Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El director de los Mossos admite que el vídeo del 14-N desmiente a Puig

Prat anuncia una investigación y sugiere que la policía ocultó datos

Interior asegura que el consejero explicó en el Parlament “los informes que tenía”

Las balas de goma de los Mossos d'Esquadra.

Un vídeo colgado en YouTube con imágenes de la actuación de los Mossos d’Esquadra en la pasada huelga general desmonta la versión oficial sobre lo ocurrido en Barcelona tras la manifestación del 14-N, cuando se produjeron unos incidentes en los que resultó gravemente herida Ester Quintana, que perdió el ojo izquierdo. La grabación deja al consejero de Interior, Felip Puig, en una delicada situación, admitió el director de la policía catalana, Manel Prat, por unos hechos que se suman a los golpes propinados el mismo día por agentes antidisturbios en Tarragona a dos menores de edad, el violento desalojo de la plaza de Cataluña en mayo de 2011 o los fallos en el dispositivo que no logró evitar un mes más tarde el cerco al Parlamento catalán por un grupo de indignados.

La grabación muestra a un agente de los antidisturbios de los Mossos usando un arma denominada lanzadora —que dispara proyectiles de 40 milímetros de diámetro y que es más precisa que las pelotas de goma— en la confluencia de la plaza de Cataluña con Ronda de Sant Pere, a menos de 100 metros de donde Quintana resultó herida.

No hay ninguna prueba que relacione este disparo con Quintana, pero la imagen ha bastado para tender un velo de sospecha sobre Felip Puig, quien el pasado lunes negó vehementemente en el Parlamento catalán que Mossos hubieran lanzado ningún proyectil en esa zona. Puig llegó a sugerir que habían sido los propios manifestantes  quienes habían herido a Ester Quintana.

“Los proyectiles de lanzadora solo se usaron en la zona de la avenida Catedral y de la Via Laietana”, a unos de 500 metros, aseguró Puig. “Por la información que tenemos, no es posible que sea un proyectil lanzado por los Mossos” el que hirió a Quintana, siguió el consejero, antes de añadir: “Entre las 22.48 y las 20.52 se produjeron lanzamientos de objetos por individuos, algunos encapuchados, en el paseo de Gràcia, entre la plaza de Catalunya y la calle de Casp”. Ese fue el lugar donde Quintana —que se ha querellado contra la policía catalana— resultó herida.

La Generalitat de Cataluña mantuvo sin fisuras esta versión hasta el pasado jueves, cuando el vídeo ya circulaba profusamente por las redes sociales. PSC e ICV, sin embargo, ya cargaron ese día duramente contra Puig, a quien acusaron de faltar a la verdad y de esconder información. Los dos partidos pidieron este jueves el cese del consejero, cargo que ocupa en funciones tras los recientes comicios.

ERC, por su parte, no pidió la dimisión de Puig, pero sí exigió una explicación sobre lo ocurrido y su diputado Oriol Amorós fue el que el jueves lanzó al aire la cuestión clave: “Felip Puig engañó al Parlament o fue engañado por los Mossos”, afirmó. Otros miembros de la formación, como el diputado Joan Tardà, sí se mostraron más críticos con Puig a través de su cuenta de Twitter.

Prat: “En el Parlament decimos lo que sabemos y dicen los informes de la policía”

La encendida polémica dio ayer por la mañana un giro dramático cuando el director general de los Mossos, Manel Prat, fue entrevistado en Catalunya Ràdio. Prat, que en todo momento trató de exculpar a Puig, no dudó en sugerir que fue el cuerpo que él mismo dirige el que escondió información a su máximo responsable político: “En la comparecencia [en el Parlament] decimos lo que sabemos y lo que nos dicen los informes de la policía”, afirmó Prat en los micrófonos de la emisora de la Generalitat. “Si ahora aparece una imagen que desmiente lo que dijo el consejero, en ningún caso fue su intención poner en duda nada, sino explicar los informes que tenía”.

Prat anunció a continuación una investigación interna, señalando directamente a los agentes de los Mossos d’Esquadra por el desliz de su consejero. “Habrá que ver lo que ha ocurrido, quién disparó este arma y tomar las decisiones oportunas”, avisó.

El Departamento de Interior, sin embargo, sigue convencido de que es imposible que las heridas sufridas por Quintana las causara la actuación de la policía catalana. Afirman que entre el disparo recogido en el vídeo y las heridas de Quintana, que se ha querellado contra los Mossos, hay más de 20 minutos de diferencia y que el agente grabado estaba apuntando hacia una zona que no es en la que se encontraba Quintana. Además, sostiene Interior, los proyectiles de las lanzadoras no pueden causar las heridas sufridas por la mujer (fractura del pómulo y pérdida del ojo).

Las críticas a Puig se repitieron ayer desde los partidos de la izquierda. El más contundente fue el diputado de ICV Jaume Bosch: “Puig mintió al Parlamento de forma premeditada o no controla lo que pasa dentro del cuerpo de Mossos d’Esquadra. En cualquier caso, debe ser destituido de forma inmediata”, afirmó. También el sindicato policial SME-CC OO arremetió ayer contra Puig: “La actitud del consejero es poco profesional”, afirmó su portavoz, Toni Castejón. “O se lo inventó porque no tenía suficiente información, o quiso engañar, y esto aún es más grave”, añadió.

Más información