Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Policía Municipal tardó 24 minutos en actuar tras recibir el primer aviso

El inspector jefe, Emilio Monteagudo, incapaz de probar ante la comisión de investigación que el nivel de riesgo previsto se elevara realmente de medio a alto antes de la fiesta de Halloween

El inspector jefe de la Policía Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo, en la comisión de investigación. Ampliar foto
El inspector jefe de la Policía Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo, en la comisión de investigación.

"En la tragedia del pabellón Madrid Arena se saltaron las más elementales normas de seguridad. ¿Tiene alguna responsabilidad la Policía Municipal? ¿No se dio cuenta del exceso de aforo, no se dio cuenta de nada? ¿Tienen medios materiales y humanos suficientes?". Para responder a esta y otras preguntas, planteadas por el portavoz municipal socialista, Jaime Lissavetzky, y de UPyD, David Ortega, ha comparecido esta tarde el inspector jefe de la Policía Municipal, Emilio Monteagudo.

Respecto a lo ocurrido antes del evento, Monteagudo ha sido incapaz de explicar cómo, si es que se hizo, se elevó el nivel de riesgo de este evento de medio (el correspondiente a eventos de entre 2.000 y 8.000 asistentes) a alto. Según ha detallado, el dispositivo "se mejoró al poner al frente a un mando de escala técnica", decisión que al parecer supuso una "mejora de calidad".

La Policía Municipal destinó a 12 agentes a los alrededores del pabellón Madrid Arena para encauzar el tráfico hacia el aparcamiento particular, y evitar el riesgo de aglomeraciones, el consumo de alcohol y drogas, y la reventa de entradas. Se situaron en tres puntos alrededor del recinto, rodeado por vallas de dos metros de altura: este, oeste (que luego se redujo, "ante la escasez de público en esa zona") y puerta principal de la avenida de Portugal. Desde cada punto de acceso, los vigilantes de la empresa de seguridad Seguriber dirigían a los asistentes una vez dentro hacia "la única puerta de entrada al pabellón".

"El servicio se desarrolló con normalidad", ha asegurado Monteagudo sobre las horas previas al evento. A las 23.00, esos 12 agentes fueron revelados por otros 17. Hasta las 2.15, ha añadido Monteagudo, no se recibió ni percibió incidencia alguna. A esa hora, la jefa del dispositivo, Cándida Jiménez, contactó con el jefe de seguridad de Madridec, la empresa municipal que gestiona el pabellón, y este le comunicó que "el aforo no estaba completo".

A las 3.56, la Policía Municipal recibió el primer aviso del servicio de emergencias 112. Dos minutos después, entró un agente de la zona oeste a inspeccionar, "y se encontró a una persona en el suelo a la que se estaban haciendo maniobras de reanimación, a 200 metros de la puerta más próxima". "Se ignoraba si se debía a algo ocurrido en el interior" del pabellón, ha indicado Monteagudo para disculpar que sus agentes no accedieran al recinto hasta las 4.20, tras recibir un nuevo aviso del 112. Es decir, 24 minutos después de la primera alarma.

Según el relato de Monteagudo, la Policía Nacional (que había destacado a 40 agentes en los alrededores del recinto para este evento) se presentó a las 4.40, y entró "directamente", sin hablar antes con los agentes locales. Unos minutos después, comunicaban que se hacían cargo de la investigación.

Para Monteagudo, los agentes "que intervinieron en la zona exterior actuaron con absoluta responsabilidad y en absoluto tienen nada que ver con lo que pasó dentro, de lo que no tuvimos conocimiento". El inspector jefe ha disculpado que no se actuara contra los jóvenes que hacían botellón en la zona del lago de la Casa de Campo y junto a las paradas de metro. "Desplazar dispositivos a esa zona habría sido abandonar la misión principal, y tampoco entró ninguna queja o llamada de alerta", ha explicado. Respecto a la reventa (por particulares a otros particulares, no por el organizador por encima del aforo permitido), tampoco hubo, según ha dicho, incidencia alguna registrada.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram