Los MIR intensifican su presión

Tras una semana en huelga, los médicos en formación se niegan a suspender el paro, la condición que impone Salud para sentarse a negociar

Manifestación de MIR, la semana pasada en Sevilla.
Manifestación de MIR, la semana pasada en Sevilla. PACO PUENTES

Los médicos en formación en Andalucía, los conocidos como MIR, han cumplido este lunes su primera semana de huelga. Por ahora no han conseguido el objetivo que se propusieron al convocar el paro indefinido: que la Consejería de Salud atienda sus reivindicaciones, relacionadas, sobre todo, con la reducción salarial que les ha supuesto la aplicación de la jornada de 37,5 horas. Pero los alrededor de 4.500 especialistas residentes internos (EIR) que hay en Andalucía —en su mayoría médicos, pero también enfermeros, psicólogos, biólogos, farmacéuticos y veterinarios— siguen secundando mayoritariamente la huelga y este lunes han obtenido dos pequeños logros: que el defensor del Pueblo, José Chamizo, les recibiera y se ofreciera para mediar en el conflicto con el Servicio Andaluz de Salud (SAS); y que el PP se comprometa a llevar este jueves al pleno del Parlamento andaluz una pregunta oral sobre el asunto.

 Las cifras de seguimiento de la huelga apenas han cambiado desde el primer día: los representantes de los residentes siguen situando el seguimiento en más del 90% y Salud lo ha cifrado el lunes en el 51,02% (el primer día fue del 53%).

El defensor del Pueblo se ofrece como mediador en el conflicto entre  el SAS y los residentes

Los MIR se reunirán este martes en asamblea para valorar la evolución del paro y decidir si siguen o no adelante. La intención, según coincidieron varios representantes de los residentes, es mantener la huelga. Las dos partes, los representantes de los residentes y la Junta, se han mostrado abiertas a negociar, pero esperan que sea la otra parte la que dé el primer paso y con una condición encima de la mesa. Los residentes solo están dispuestos a volver a trabajar si la Junta da marcha atrás al obligar a cumplir la ampliación a 37,5 horas de la jornada laboral en jornadas complementarias (que antes se pagaban aparte). La cúpula del SAS, por su parte, entiende que la huelga indefinida no es un escenario válido para la negociación, por lo que solo se sentará si los residentes suspenden el paro. En una nota difundida ayer, la Consejería de Salud no habla de la opción de negociar. Recuerda que las 37,5 horas vienen impuestas por el Gobierno central y Salud las aplica igual para todos los empleados e insiste en que ha pedido “reiteradamente” a los MIR que suspendan la huelga porque “fundamentalmente perjudica a su formación”.

Las dos partes mantuvieron el viernes un encuentro informal del que no salió ningún compromiso de negociación. Y mientras, el conflicto se va enconando. Algunos MIR han presentado ante la Inspección de Trabajo denuncias contra lo que entienden como un boicot de la protesta por parte del (SAS). Los afectados aseguran que durante estas jornadas de paro están siendo sustituidos por médicos de plantilla, y que los responsables de su servicio les han llegado a amenazar para que vuelvan a trabajar. Salud lo niega y afirma que cada jefe de unidad está organizando el trabajo sin contar con los residentes, que al ser médicos en formación no tienen servicios mínimos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Reyes Rincón

Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS