Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si el ambulatorio hubiese estado abierto mi hermano estaría vivo”

Una familia denuncia al SEM por supuesta negligencia en la atención a un joven que se suicidó

El Servicio de Emergencias Médicas (SEM) del departamento de Salud de la Generalitat asegura que cumplió con el protocolo de actuación la noche en la que David Martínez se suicidó. Un médico de guardia atendió en la medianoche del 9 de febrero la llamada telefónica de Maite, alarmada porque su hermano estaba encerrado en su habitación víctima de un brote psicótico. Cinco horas después, mientras toda la familia dormía, David se arrojó por el balcón de su casa de Castellbisbal. La familia ha interpuesto una denuncia contra el SEM por homicidio imprudente. Meses antes, el departamento de Salud suprimió el servicio nocturno del centro de atención primaria de la localidad. "Si el ambulatorio hubiese estado abierto mi hermano no habría muerto porque habrían enviado un psiquiatra para que le atendiera. Los recortes matan", denuncia la hermana.

A David le había sido diagnosticado un trastorno de fobia social en 2010. Llevaba un año sin tomar medicación y cinco días sin dormir cuando se quitó la vida. Estaba obsesionado con que la policía le perseguía pero se negaba a ser atendido por un médico ya que consideraba que no sufría ninguna enfermedad. La noche en la que su hermana llamó al 061 se encerró en su habitación, tranquilo pero amenazador: "Si viene un médico me escapo", relata Maite. Al ser mayor de edad, la médico de guardia que atendió la llamada de su hermana le dijo que no podían enviar ninguna ayuda asistencial ni ingresar a ningún paciente si este se negaba a ser atendido y se limitó a "indicarle los pasos de asistencia sanitaria a seguir", explica el Director Central de Coordinación Sanitaria del SEM, Lluís Marzal.

La única alternativa, el internamiento forzoso, "se habría planteado si el paciente se hubiese mostrado agresivo, que no era el caso", dice Marzal. "Solo si el paciente se muestra agresivo se avisa a los Mossos d'Esquadra y se hacen las gestiones para sedarle y derivarle a un centro, si corresponde", explica Marzal. Tanto la familia de David como su abogada aseguran que durante la llamada se le pidió a la médico de guardia una ambulancia, un extremo que niega el SEM: "Solo pidieron ayuda asistencial".

La hermana de Maite mantuvo un encierro de varios días en el CAP de Castellbisbal cuando Salut anunció en 2011 el cierre del servicio de urgencias 24 horas.  Con el recorte de la atención nocturna, el hospital más cercano para los 12.000 vecinos de la localidad es el de Terrasa, a 15 kilómetros de distancia. "Entendemos que este es un caso de asesinato administrativo", ha dicho esta tarde la Defensora del Paciente, Carmen Flores, durante una rueda de prensa que ha ofrecido en un bufete de abogados de Barcelona. "Cataluña ha empezado a aplicar los recortes antes que ninguna otra comunidad. Tienen que recapacitar y darse cuenta de que el ahorro en Sanidad está en la inversión. La muerte sale más cara", ha dicho Flores. El SEM atiende una media de 4.500 llamadas diarias. La noche que murió David, solo había un médico de cabecera al otro lado del teléfono. "Reivindicamos que siempre haya un especialista disponible", concluye Flores.