Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los afectados piden por carta a los jueces que paralicen sus desahucios

Las familias pendientes de ejecución piden en varias ciudades que se detengan los procesos

La carta de la PAH recuerda que la vivienda es un derecho que se está vulnerando

Los obispos reiteran su petición de medidas para evitar que los morosos acaben en la calle

Las personas afectadas registran sus escritos en juzgados de toda España, la imagen es en los juzgados de la calle Capitán Haya de Madrid. Ampliar foto
Las personas afectadas registran sus escritos en juzgados de toda España, la imagen es en los juzgados de la calle Capitán Haya de Madrid.

Decenas de Plataformas de Afectados por la Hipoteca (PAH) de toda España se están concentrando en la mañana de hoy en los juzgados de las grandes ciudades para entregar a los magistrados un escrito en el que las familias afectadas y sus abogados les piden que paralicen su proceso de ejecución hipotecaria. Esto es: su desahucio. Entre las ciudades donde se realiza la entrega masiva de cartas figuran Barcelona, Madrid, Valencia o Murcia.

En total, y solo durante la mañana de hoy, las PAH prevén entregar centenares de cartas, aunque el proceso seguirá abierto y los afectados podrán seguir entregando el texto a medida que sus casos lleguen a los tribunales. También hoy los obispos españoles han reiterado su petición de que la administración aplique medidas urgentes para evitar que las familias que no pueden pagar acaben en la calle.

La PAH envió la semana pasada el escrito a todos los colegios de abogados del país. El texto recoge los compromisos respecto a derechos humanos que recoge la Constitución y explica como las ejecuciones hipotecarias los están vulnerando, explica la portavoz de la PAH, Ada Colau. Para apoyar sus argumentos, recuerda que algunos jueces se han negado a ejecutar desahucios y menciona el informe en el que la ONU critica duramente el sistema hipotecario español o el estudio que está realizando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea a instancias de un magistrado de Barcelona.

Esgrimiendo estas circunstancias, el documento solicita la suspensión inmediata el proceso, en virtud de la pendencia de la sentencia del TJUE, así como en virtud de la prejudicialidad civil, pues alega que el tribunal barcelonés todavía no ha resuelto y está decidiendo sobre una cuestión que constituye objeto del litigio que se plantea.

Además del escrito directo que los afectados entregarán a los jueces que llevan sus casos, la PAH ha preparado un segundo escrito para todos los jueces decanos de España en el que les pide que sean sensibles al clamor de las PAH.

La semana pasada, el Gobierno español presentó un decreto de medidas urgentes para aplicar en los casos "extremos", pero los afectados lo consideran completamente insuficiente y siguen exigiendo un cambio en la Ley Hipotecaria. Las PAH aseguran que el decreto no evitará el desahucio en más de la mitad de los casos y alerta incluso de que podría ser contraproducente, si las familias modifican su condición (deciden tener hijos o enferman) para poderse acoger a las condiciones que permiten parar los procesos.

Por otra parte, los obispos españoles reunidos en la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Española han reiterado sus peticiones de soluciones "urgentes" para que las familias desahuciadas puedan saldar sus deudas sin verse en la calle. En el discurso inaugural de la Asamblea Plenaria, que se celebra desde este lunes hasta el próximo viernes, el cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la CEE, Antonio María Rouco Varela, ha reiterado su petición de que se busquen con urgencia soluciones "que permitan a esas familias desahuciadas -igual que se ha hecho con otras instituciones sociales- hacer frente a sus deudas sin tener que verse en la calle", como ya pedían los obispos el pasado 3 de octubre en una declaración titulada Ante la crisis, solidaridad.

En dicho documento, publicado en medio de "una crisis global y extensiva que no parece tocar fondo" y, "ante una situación en la que la tensión social crece y en la que determinadas propuestas políticas han venido a añadir elementos de preocupación en momentos de por sí ya difíciles", se señalan "los aspectos más acuciantes y dolorosos en los que se manifiesta la crisis". En este sentido, Rouco Varela ha recordado el desempleo de tantos, en especial de tantos jóvenes; el debilitamiento de la conciencia de unidad y de solidaridad entre todos los españoles; los dramas que sufren tantas familias, en particular las que se ven expulsadas de sus casas por el desahucio.

Más información