El Gobierno abordará con Urkullu cómo pagar la extra a los funcionarios

El abono sin pacto con el Estado abriría un conflicto con el coste para el PNV

Un grupo de funcionarios sale de la sede del Gobierno vasco en Vitoria.
Un grupo de funcionarios sale de la sede del Gobierno vasco en Vitoria.l. rico

Cobrar la paga extra en Navidad se está poniendo cada vez más difícil en el sector público. Si en el sector privado en muchísimas empresas y cooperativas, ya representa poco más que un recuerdo grato, la reforma que el Gobierno de Mariano Rajoy hizo en julio pasado de las condiciones laborales de los funcionarios ha sumido a los empleados públicos, también a los vascos, en una situación de total incertidumbre.

A fecha de hoy, la paga extra de Navidad de casi 100.000 funcionarios vascos sigue en el aire, pero el Ejecutivo en funciones, las tres Diputaciones y los principales partidos parece que esta vez van a coordinarse antes de tomar una decisión.

Representantes de los Gobiernos central y vasco se reunirán en Madrid, previsiblemente la próxima semana, tras la suspensión a última hora de la cita que se había fijado, para resolver sus diferencias al respecto. Si el Ejecutivo popular se niega a permitir el abono, el socialista abordará con el futuro lehendakari, Iñigo Urkullu si realizar ese pago y cómo hacerlo.

El movimiento del Gobierno en funciones dejará en el tejado del PNV una decisión delicada, pero sobre la base de que será el futuro Gabinete el que deberá hacer frente al eventual conflicto jurídico que inicie la Administración central, además de asumir el coste derivado del pago de ese dinero a los casi 70.000 funcionarios autonómicos.

Representantes de

La decisión de pagar a estos últimos sería la primera ficha del dominó. Los funcionarios de las tres Diputaciones pedirían a renglón seguido un trato similar, generando un conflicto notable, habida cuenta de que Álava, en manos del PP, ya ha recalcado que no la abonará a los suyos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La consejera de Administración Pública en fucniones, Idoia Mendia, y el secretario general de Presidencia, Manuel Salinero, anularon a última hora de ayer el vije que tenían previsto para hoy a Madrid. La reunión bilateral, previa a la presentación del recurso de inconstitucionalidad vasco contra el Real Decreto que especifica los recortes salariales, tenía que despejar la primera de las incógnitas.

El Real Decreto es de obligado cumplimiento en Euskadi, pero el Ejecutivo vasco cree que su contenido invade competencias autonómicas como la de abonar o no una paga extra. El lehendakari en funciones, Patxi López, lo tiene claro: hay que abonar la paga. Su consejero de Hacienda, Carlos Aguirre, también: “Hay fondos para hacer frente a ese pago sin que afecte al cumplimiento del déficit”.

Si el Gobierno central insiste en que no lo va a permitir y que actuará en los tribunales contra el vasco en caso de que pague a sus funcionarios, el Gabinete de López preguntará a Urkullu.

Bizkaia está recabando datos para adoptar

Fuentes del PNV prefirieron ayer esperar a conocer el resultado de la cita de Madrid antes de dar una opinión. Una posición similar a la que expresó el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, cuya institución está recabando informes jurídicos antes de tomar una decisión. La intención de Bizkaia es “no ser proactivos” para cumplir con ese mandato de la Administración central.

Bilbao recordó que la Delegación del Gobierno ya envió un requerimiento a la Diputación vizcaína para que no abone a su plantilla la extra de Navidad, dado que se trata de una medida de aplicación general y obligado cumplimiento. El mandatario foral aseguró ayer que comunicará en los próximos días la decisión que toma sobre sus 4.000 trabajadores, entre funcionarios y personal laboral, sobre la paga de 2012. Lo que si dejó claro es que para el próximo ejercicio están previstas las 14 que incluye el actual convenio.

El capítulo de gastos de personal de la Diputación de Bizkaia para el próximo año asciende a 183,2 millones de euros, un 2,1% menos que el presente ejercicio.

Pese a la rebaja presupuestaria, Bilbao aseguró durante la presentación de los próximos presupuestos forales: “No vamos a despedir a nadie, ni a reducir plantilla”.

Sobre la firma

Pedro Gorospe

Corresponsal en el País Vasco cubre la actualidad política, social y económica. Licenciado en Ciencias de la Información por la UPV-EHU, perteneció a las redacciones de la nueva Gaceta del Norte, Deia, Gaur Express y como productor la televisión pública vasca EITB antes de llegar a EL PAÍS. Es autor del libro El inconformismo de Koldo Saratxaga.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS