Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell sube hasta un 21% el impuesto sobre el agua tras el pufo de Emarsa

La subida tiene lugar después del escándalo de la depuradora de Valencia

La Generalitat ha introducido una fuerte subida del impuesto que pagan los hogares y empresas por el uso del agua corriente. Los Presupuestos del año que viene, que la Generalitat ha entregado a las Cortes para su tramitación, recogen un aumento que va desde 10,5% para el uso doméstico de los municipios de más de 50.000 habitantes hasta el 21% en las poblaciones de hasta 3.000 residentes. El canon de saneamiento —que es como se llama este impuesto indirecto— subirá un 12% para las industrias.

El canon de saneamiento es también la principal fuente de ingresos de las depuradoras. La intensa subida tiene lugar después de que la depuradora de la ciudad de Valencia y su área metropolitana, Emarsa, fuera liquidada con un agujero de 17 millones de euros tras sufrir un saqueo sistemático por parte de sus responsables, buena parte de ellos cargos del PP.

La investigación del monumental pufo, que dirige el juez Vicente Ríos, ha destapado que la trama alcanzaba a quienes eran los dos máximos responsables del organismo de la Generalitat que cobra el canon de saneamiento: Epsar (Entidad de Saneamiento de Aguas Residuales). Se trata del exgerente José Juan Morenilla y el exjefe de explotación Ignacio Bernácer, ambos imputados como presuntos autores de varios delitos.

Aunque Emarsa fue liquidada con un agujero de 17 millones, el juez ha estimado provisionalmente que la estafa fue, al menos, de 25 millones. La acusación que representa a la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), controlada por el PP, la eleva a 30 millones. Y la de los socialistas, a más de 40.