La Junta limita las irregularidades en Invercaria a errores de gestión

El consejero de Economía dice que la empresa pública corrigió los reparos que detectó la Cámara de Cuentas. El PP denuncia falta de control de las ayudas

Antonio Ávila muestra ayer a un diputado del PP la página web de una empresa que recibió fondos de Invercaria.
Antonio Ávila muestra ayer a un diputado del PP la página web de una empresa que recibió fondos de Invercaria.GARCÍA CORDERO

El consejero de Economía, Antonio Ávila, reconoció este martes en el Parlamento que la empresa pública Inversión y Gestión de Capital Riesgo de Andalucía (Invercaria), ha corregido las observaciones formuladas en un informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas, emitido en marzo, sobre la forma de contratación, retribuciones del personal, gastos de representación y decisiones de inversión.

Ávila rechazó que el informe suponga la existencia de corrupción en la citada empresa. “Un reparo de la intervención no significa corrupción”, dijo, y agregó: “Las frustraciones políticas no justifican el todo vale”, en respuesta a las críticas del PP, que por medio de su portavoz, Rafael Carmona, asegura que en Invercaria “las inversiones se realizaban sin ningún criterio, los expedientes no tienen ningún papel, ni la solicitud de los préstamos, y ha sido otro fondo de reptiles, con 61 millones de euros, para darlos sin control”.

En una comparecencia a petición propia, Ávila desgranó el funcionamiento de Invercaria desde su creación en 2005, fecha desde la que ha intervenido en más de 1.000 iniciativas empresariales, 294 proyectos y cinco programas de inversión, dotados con más de 61 millones de euros, y que han impulsado más de 3.000 empleos.

Un reparo de la Intervención no significa corrupción Antonio Ávila, consejero de Economía.

El consejero indicó que Invercaria somete anualmente sus cuentas a una auditoría a pesar de no estar obligado a ello, y que desde 2010 su actividad está regulada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Además, todos los fondos que gestiona desde 2011 están regulados por la legislación nacional y controlados por el órgano supervisor.

Respecto de las observaciones del informe de la Cámara de Cuentas correspondiente al ejercicio de 2009, Ávila indicó que “desde 2010 Invercaria ya dispone de instrucciones internas de contratación”. Justificó que si en 2009 carecía de éstas, su actividad contractual “no era relevante”, y que la mayor de ellas correspondía al arrendamiento de sus oficinas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Asimismo, el consejero señaló que Invercaria ha corregido las apreciaciones del informe de fiscalización relativas a las retribuciones, y ha atendido a la política de austeridad impuesta por la Junta, con una reducción del gasto del 35%.

Sobre las contrataciones de personal, Ávila negó que se hubiera contratado a personas para trabajar en otros órganos de la Administración, así como que se han justificado ante la Cámara de Cuentas todos los gastos de representación del presidente de la sociedad, y se le ha reclamado y cobrado los gastos que no han sido justificados (1.902 euros).

Considero que es otro 'fondo de reptiles' Carlos Rojas, el portavoz del PP.

Ávila insistió en que “no existe caso Invercaria” y en que la Junta se ha personado en las denuncias judiciales que han derivado del informe de fiscalización y del despido del que fuera directivo de Invercaría, Cristóbal Cantos.

Asimismo, Ávila reveló que la entonces auditora, hoy consejera de la Cámara de Cuentas a propuesta del PP, Amelia Martínez, no informó a su consejero de “las supuestas infracciones” de Invercaria durante el proceso de su auditoría, según lo previsto en la norma 91 del manual de procedimientos de la Cámara, lo que en su opinión refleja que no existen tales infracciones.

El consejero finalizó argumentando que el PP ha intentado “mimetizar la gestión” de Invercaria con la del caso de los ERE, “mintiendo, difamando y tergiversando lo que el informe de la Cámara de Cuentas pone de manifiesto”, con el único objetivo de orquestar “una campaña de desprestigio en las vísperas electorales del pasado 25-M”.

Por su parte, el diputado popular, Rafael Carmona, insistió en demandar al consejero una investigación a fondo del caso. “Sea más activo, inicie ya la investigación”, espetó Carmona a Ávila, a quien le reprochó: “Lo que dice en el informe de la Cámara de Cuentas es algo muy grave y la Junta no le da importancia, ese es el problema”.

Carmona insistió en que Invercaria ha sido “un instrumento mal utilizado”, que las inversiones se otorgaron “sin ningún criterio”, y que luego muchas de las empresas presentaron concurso de acreedores, perdiéndose el dinero público. El diputado popular concluyó aseverando: “Considero que es otro fondo de reptiles. 61 millones de euros para darlos sin control. Aquí, al igual que con los ERE, lo han dado sin control”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS