_
_
_
_
_

Un observatorio para luchar contra la “privatización” de la sanidad madrileña

Sindicatos, ayuntamientos y asociaciones crean el Observatorio Madrileño de la Salud Sus miembros critican el real decreto que expulsa a los inmigrantes de la asistencia general

La creencia de que las últimas decisiones políticas, especialmente el Real Decreto Ley 16/2012 que consagra el fin de la universalidad de la sanidad pública, están provocando un "desmantelamiento" de la sanidad en la Comunidad de Madrid han llevado a varias decenas de instituciones, entidades y organizaciones a crear el Observatorio Madrileño de la Salud, que se ha presentado esta mañana en Madrid. Sus miembros, entre los que figuran 20 ayuntamientos de la región (Fuenlabrada, Rivas Vaciamadrid, Torrelaguna, etc.), los sindicatos CCOO y UGT y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, han elaborado un manifiesto en el que se oponen al real decreto -"supone un total retroceso en derechos adquiridos en materia sanitaria"- y explicitan su "desacuerdo con la creciente privatización de la sanidad pública".

El manifiesto del recién creado observatorio señala también su "reprobación a unas reformas que desmantelan la sanidad pública en beneficio de los intereses económicos de unos pocos" y la "defensa de que el derecho a la salud sea universal, y no un derecho de las personas que estén aseguradas". El observatorio pretende, según sus miembros, "convertirse en un centro de participación, debate y coordinación que permitan expresar a la ciudadanía y a los profesionales sanitarios su opinión sobre el estado de la sanidad española y madrileña". "Hay mucha información que no está organizada ni centralizada y tenemos el objetivo de reunirla y analizarla", ha explicado esta mañana Marciano Sánchez-Bayle, de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid. 

"De 12.000 empleos perdidos en la región en los últimos dos años, 5.000 son de sanitarios", ha asegurado Ana González, de CCOO. "Y eso tiene repercusión en la calidad del servicio que se presta". González ha explicado que construir los nuevos hospitales de gestión semiprivada ha costado entre cuatro y seis veces más que si los hubiera levantado la Administración directamente. "Los ciudadanos vamos a tener que pagar 3.000 millones de euros por estos hospitales cuando únicamente se ha incrementado la ratio de camas por habitante un 0,1", ha añadido. González ha criticado también la opacidad del Gobierno regional, que no desvela prácticamente ninguna estadística sanitaria.

Isabel Navarro, de UGT, ha incidido en los recursos humanos con los que cuenta la sanidad madrileña: "Todas las ratios son insuficientes. El Gobierno regional deja en mínimos los hospitales para canalizar a los pacientes hacia la asistencia privada", ha asegurado. Navarro considera que la gestión de la sanidad madrileña ha incorporado en los últimos años "criterios de mercado", basándose "en una supuesta superioridad de la gestión privada, algo que nunca se ha demostrado". Los ciudadanos, ha añadido, han respondido en dirección contraria: "Cada vez son más los que rechazan operarse en clínicas privadas y prefieren esperar en el hospital público".

Durante la presentación del nuevo observatorio han intervenido también un portavoz de la Ifmsa-Complutense (Asociación de Estudiantes de Medicina para la Cooperación Internacional) y de la Federación Estatal de Asociaciones de Inmigrantes y Refugiados (Ferine). La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos (FRAVM) y la Confederación de consumidores y usuarios de Madrid (CECU) también forman parte del observatorio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Elena G. Sevillano
Es corresponsal de EL PAÍS en Alemania. Antes se ocupó de la información judicial y económica y formó parte del equipo de Investigación. Como especialista en sanidad, siguió la crisis del coronavirus y coescribió el libro Estado de Alarma (Península, 2020). Es licenciada en Traducción y en Periodismo por la UPF y máster de Periodismo UAM/El País.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_