La compra del IVAM al jefe de la mafia rompe la práctica profesional

Adquirió 61 fotos de artistas chinos al mismo galerista, el detenido Gao Ping

Catálago de la muestra con la foto de Cui Xiuwen, adquirida por el IVAM.
Catálago de la muestra con la foto de Cui Xiuwen, adquirida por el IVAM.

Se compraron 61 fotografías por 440.280 euros de 50 autores chinos contemporáneos, todas a un mismo galerista. Una compra insólita, como mínimo, que se produjo mucho antes (cuatro años) de conocerse que el galerista Gao Ping, ahora detenido, era el supuesto cabecilla de una mafia china dedicada al blanqueo de dinero. El proceder habitual en los principales museos públicos es explorar todas las posibilidades del mercado, en subastas, galerías y colecciones, y elegir entre varias opciones para montar una nueva línea expositiva dentro de la colección, si el propósito es ese, como el IVAM ha señalado.

Todo ello tras un trabajo riguroso de investigación en busca de la excelencia. “Sobre todo si se trata de China, donde hay una ambigüedad pública-privada muy complicada”, apunta un reputado experto en arte contemporáneo, que prefiere mantener el anonimato. Este diario ha consultado a varios profesionales, todos ellos con una conocida trayectoria nacional e internacional. Coinciden en destacar el carácter insólito y escandaloso de esta adquisición. Inciden en que los museos, y más si son públicos, no deben obedecer a los intereses de una galería privada ni servir como vehículo de promoción de las obras que vende. La exposición en un museo revaloriza la pieza.

El IVAM adquirió las obras a Gao Ping y al poco las exhibió en la exposición 55 días en Valencia, inaugurada el 29 de mayo de 2008, junto con otras. El catálogo de la muestra recoge 78 obras, si bien en la presentación de la misma se anunció la presencia de 450, distribuidas en el IVAM y en el Museo de la Ciutat. La exposición fue organizada por el museo dirigido por Consuelo Ciscar y por Iberia Center of Contemporary Art, que presidía Gao Ping.

En el código deontológico del Icom (Consejo Internacional de Museos, en sus siglas en inglés), nacido en la Unesco y con 30.000 centros asociados, se recoge que los profesionales no pueden aconsejar ni promocionar al público las obras de “un comerciante”.

Joan Llinares: “Se convierte al museo en una sucursal de las galerías”

“La compra por 444.280 euros de 61 fotografías chinas a una galería es alucinante, por no decir, una aberración”, afirma tajante Joan Llinares, administrador del IVAM hasta 2001, y exgerente de MNAC de Barcelona. “Es pasarse a la torera la función social de un museo y convertirlo en una sucursal de las galerías. Puede ser frecuente comprar un lote de unas obras de un artista para completar una colección, pero no lo que ha hecho el IVAM”, añade.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El IVAM y la Consejería de Cultura insisten en que la adquisición fue aprobada por la comisión de compras y que era una “oportunidad extraordinaria”.

La diputada de Compromís Mònica Oltra aporta otra visión: “Es muy sospechoso que el máximo tránsito de obras de arte del IVAM haya sido con China. Y el modus operandi de la red de evasión de capitales, según la investigación, era a través de contenedores. Resulta más que curioso”.

Los precios ni cuadran ni se dan

El IVAM y la Consejería de Cultura se han negado a dar la lista completa de obras adquiridas y el precio de cada una, aunque es una información pública. Todas las explicaciones se han remitido a la futura comparecencia de la consejera Lola Johnson en las Cortes. Una lectura del catálogo de la exposición 55 días en Valencia permite descubrir 48 de las 61 copias compradas por el museo valenciano. Este periódico ha comprobado el precio que se ha pagado en distintas subastas por 28 de ellas.

La más cara es la que se muestra en el catálogo, One day in 2004 nº6, de Cui Xiuwen, en el apartado de fotografía conceptual. Esta artista contemporánea es de las más cotizadas de una lista con predominio de artistas actuales y unos pocos de los años cincuenta. Algunos cuentan con proyección internacional, como Xie Hailong, cuya The hope project, se subastó por 30.449 euros. Otros son emergentes. Hay numerosas fotos documentales vendidas por 381 euros o 683 euros. Las 28 fotos subastadas suman 109.852 euros. Se pagaron 440.280 euros por 61 fotos. En las subastas, los precios suelen ser superiores al de la compra de un lote a una galería. Es habitual hacer descuentos y dar facilidades. De hecho, la adquisición se abonó en 2010 y supuso la mitad del presupuesto de compras del IVAM ese año.

Otro aspecto que ha chocado a los expertos consultados es “la ignorante” comparación que remitió Cultura a instancia del IVAM. Para defender la compra, señaló que se adquirieron 99 obras de las vanguardias rusas entre 1991 y 1998 por 465.901 euros. Una compra a través del tiempo que incluye obras vintage, únicas, de artistas tan cotizados hoy como Rodchenko, Stepánova o El Litsstzky, y que constituyeron uno de los pilares del museo en la etapa en que se granjeó su prestigio internacional.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS