Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POLÉMICA FISCAL

El PP apoya la propuesta peneuvista sobre el Consejo de Finanzas

El Ejecutivo se ha metido “en un lío innecesario” para ocultar que la previsión de ingresos irá a la baja, afirma Damborenea

El PNV tiene garantizada por el apoyo del PP la mayoría precisa en la Diputación Permanente, que la Mesa de la Cámara convocará en su reunión de hoy, y en la que ambas fuerzas instarán al Gobierno a celebrar la reunión el Consejo Vasco de Finanzas antes del 15 de octubre, tal y como prevé la ley.

El Ejecutivo quiere retrasarla unos días, hasta la semana posterior a las elecciones del 21-O, por considerar que los comicios “no son un buen ingrediente”, en palabras de la portavoz, Idoia Mendia, para adoptar acuerdos en ese órgano.

El Gobierno cree que la estimación de los ingresos tributarios para el año siguiente, que se hace habitualmente en la sesión de octubre del Consejo, debería en esta ocasión dejarse para después de las elecciones. Su argumento es que antes ni el PNV ni el PP van a decir con claridad qué reformas tributarias están dispuestos a hacer para aumentar los ingresos de las arcas públicas.

Para el PP, el Ejecutivo se ha metido “en un lío innecesario”, para ocultar, a juicio de su portavoz parlamentario, Antón Damborenea, que la previsión de ingresos irá a la baja y evitar luego que le pregunten cómo se manejará sin los recortes que se niega a hacer. “No entiendo que problema hay, porque todos los que van a esa reunión están gobernando y la previsión es igual de desastrosa para todos”, aseveró.

El PP apoyará hoy en la Mesa dar trámite de urgencia a la iniciativa del PNV, ya que cumple todos los requisitos, y en el debate que realice la Diputación Permanente le dará también su sí. Damborenea se mostró convencido de que el Gobierno retrasará de todos modos la convocatoria.

Plazo de enmiendas

Fuentes de la presidencia de la Cámara indicaron ayer a EL PAÍS que la Diputación Permanente, que suple al pleno del Legislativo cuando este está disuelto, podría convocarse incluso para esta semana.

Ello implicaría, sin embargo, que ni siquiera se abriera el plazo de enmiendas que el Reglamento prevé: siete días hábiles para el trámite de urgencia. Damborenea, cuyo partido suma mayoría en la Mesa con el PNV, lo encontraba “difícil”. “Si alguien quiere presentar una enmienda tiene que tener un plazo”, dijo.

La Mesa modificó ayer por la tarde el orden del día que había cerrado el viernes para incorporar la iniciativa que el PNV registró después.