Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FERMÍN MUGURUZA | Músico y director de 'Zuloak'

“Todo documental tiene una puesta en escena, se construye una verdad”

“En la película se ha implicado la escena musical vasca al completo”, afirma el músico guipuzcoano

El músico Fermín Muguruza ayer en San Sebastián.
El músico Fermín Muguruza ayer en San Sebastián.

Zuloak es un documental de ficción, es decir, falso. Además, es un grupo de música, también falso. El enredo lo ha capitaneado el artista Fermín Muguruza, implicando a más de 500 personas, y, se supone, narra la gestación de una banda femenina, sus primeras actuaciones y relación entre las integrantes, falsas, a la vez que bucea en la escena actual underground vasca. Esto último único cierto y puro documental. Muguruza hace equilibrios “entre la delgada línea que separa la realidad y la ficción. Piensa que en un documental siempre hay una puesta en escena, se acaba construyendo una verdad”, explica el director de la cinta, estrenada el sábado a medianoche en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, dentro de Zabaltegi Especiales.

Muguruza urdió la trama junto a la escritora Eider Rodríguez. Una chica joven, armada con una cámara, registraría todos los movimientos de su último proyecto: formar una banda de música, al modo en el que Andy Warhol trabajaba en The Factory. La elegida para convertirse en líder de Zuloak fue Arrate Rodríguez, la hermana pequeña de la escritora, licenciada en Bellas Artes y con un amplio conocimiento de las bandas con un importante componente femenino de Euskadi. Justo lo que Muguruza andaba buscando.

Arrate Rodríguez registra con una videocámara todo. Los castings que hace —sólo tres integrantes deben formar su grupo, “¿para qué quiero un bajo?”, se pregunta en más de una ocasión—, conversaciones en bares, actuaciones, tiranteces entre las componentes, y entrevistas a otras líderes de bandas vascas. Descubriendo así el panorama real de las mujeres que se han implicado en la aventura de formar una banda, el porqué, por ejemplo, de usar el euskera en sus composiciones, su trayectoria o sus preocupaciones.

“En la película se ha implicado la escena musical vasca al completo”

“Ha sido un proyecto colectivo en el más puro sentido de la palabra”, aventura Muguruza porque detrás de Zuloak hay 500 personas, medio millar de bocas, orejas y ojos, que a pesar de conocer la treta han guardado el secreto hasta una vez estrenada la cinta. “Voy contactando con amigos y les cuento el proyecto, se vuelcan, las integrantes del grupo sabían que era falso, los propietarios de las salas también, los periodistas y fotógrafos que han cubierto algún concierto, también...”, enumera el músico. “La gente recordará Zuloak como la película en la que se implicó la escena musical del País Vasco al completo”, añade Muguruza.

El director no sólo ha contado con la complicidad operativa de las decenas de personas implicadas, también con su bolsillo. Gran parte de la financiación de la cinta ha salido de los 50 euros que desinteresadamente han donado 250 personas. Una película gestada con el crowdfunding o autogestión, como prefiere Muguruza, uno de los sellos en su trayectoria, e imprescindible, reivindica. “Quien tenga un discurso anticapitalista no puede andar pidiéndole a un banco financiación para un proyecto”.

Zuloak la banda, por la que han pasado entre deserciones y embarazos Tania De Sousa, Izaskun Muruaga, Ainhoa Unzueta, Naiara Goikoetxea y Ursula Strong, volvió el pasado sábado a subirse a un escenario tras la proyección de la cinta. Fue la sorpresa que Muguruza reservó a los asistentes y a muchos de los que han participado en el proyecto, que abarrotaron el Teatro Principal en el primer pase de la película. Pero no será la única actuación de la formación falsa, porque su creador ha decidido que durante un año se convierta en real.

Las integrantes de Zuloak ofrecerán un concierto paralelo a la proyección de la película, que se estrena el 5 de octubre, en Berlín, Madrid, Barcelona y México. Muguruza les ha dado un año de vida, hasta el próximo Zinemaldia. “Cuando un proyecto tiene algo que decir, funciona, pero tiene que saber parar. Es lo mismo que hice con Kortatu o Negu Gorriak”, ilustra el músico, con lo que para el próximo Zinemaldia Zuloak película y banda cerrará su ciclo vital. La experiencia habrá servido a las integrantes para formarse, “son muy jóvenes y cada una tiene además otros proyectos, y lo aprendido llevarlo a otros sitios”.

Pero Zuloak esconde otro secreto. Un misterio que no será revelado, la identidad de la artista que ha ideado el repertorio de la banda. Muguruza solo detalla que no es vasca y que tal vez, el que tenga amplios conocimientos musicales pueda intuir quien es. La interprete se hace llamar Amanita Muscaria, “como los hongos que las brujas utilizaban en los aquelarres y fue la única condición que nos puso, que no dijéramos quién es”, zanja Muguruza.