Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando salí de la cárcel

Gutiérrez recoge en ‘Mur-Mur’ la historia de seis presos de Martutene

“Ya habían recuperado la libertad exterior, pero ahora, al ponerse delante de una cámara y contar su experiencia, han recobrado su libertad interior”. El cineasta guipuzcoano, Juan Miguel Gutiérrez, explicaba ayer rodeado de parte de los seis presos que protagonizan Mur-Mur, el fin último para el que ha servido su trabajo. Los protagonistas del documental quisieron acompañar al realizador durante el estreno de la cinta en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, dentro de la sección Zinemira.

 La cinta bucea en la historia de seis presos comunes de la cárcel de Martutene, indaga en por qué entraron en prisión, su primera impresión en una celda y su difícil y complicada vuelta a la calle. Son seis historias distintas de superación, acompañadas por el testimonio de responsables o miembros de asociaciones que les han ayudado en su reinserción.

Oswaldo, uno de los exreclusos, cuenta con la mirada fija en la cámara como comenzó a consumir heroína entre los 13 y 14 años. La importancia de saber marcar territorio en la cárcel o el hartazgo de su familia. No titubea, ni se sonroja, a pesar de que sabe el estigma y etiqueta que la sociedad coloca sobre los que han estado en prisión. La dificultad de alquilar un piso o una habitación o la casi imposibilidad de encontrar un trabajo.

Gutiérrez se animó a rodar el documental después de haber impulsado un cine club en la cárcel de Martutene y conocer de primera mano la realidad de los presos. El título de Mur-Mur, hasta ahora su último trabajo, hace referencia al silencio que rodea a estas personas y su historia, a hablar sobre éstos a escondidas, en voz baja, casi como un murmullo. La cinta además sigue la estela de documentales críticos y con un gran poso humanista de Gutiérrez, con los que poco a poco, como el mismo explica esta creando “un mosaico de la gente olvidada, marginada, despreciada”.

El documental retrata la difícil reinserción de los reclusos