_
_
_
_
_

La Junta extrema la prudencia con el Gobierno a la espera del anticipo

Aguayo se muestra “optimista” mientras el PSOE intensifica sus críticas

Carmen Martínez Aguayo con el portavoz de Hacienda del PP.
Carmen Martínez Aguayo con el portavoz de Hacienda del PP.GARCÍA CORDERO

Los políticos siguen creyendo que la estrategia del poli bueno y el poli malo sigue en plena vigencia. Y a esta representación se prestaron este jueves consejeros socialistas del Gobierno andaluz y el PSOE, en la recta final de la negociación con el Ministerio de Hacienda para que conceda el anticipo de 1.000 millones de euros que la Junta le ha pedido en concepto de liquidación del modelo de financiación correspondiente al año 2010.

Mientras que la consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, se mostró en el Parlamento “optimista” e incluso vislumbró “un punto de esperanza” en que se pueda llegar a un acuerdo, el vicesecretario socialista, Mario Jiménez, apreció que desde el Gobierno central se quiere “marginar” y “asfixiar” a la comunidad.

El día anterior, Montoro aseguró en el Congreso que “en buena parte” el anticipo pedido por la Junta estará incluido en el fondo de rescate autonómico. Ambas vías para obtener liquidez no son lo mismo. El anticipo no genera intereses ni control político y el segundo mecanismo, sí. Además, otras comunidades han recibido adelantos. En cualquier caso, Andalucía acudirá al Fondo de Liquidez Autonómica porque sus necesidades de obtener dinero fresco supera con mucho los 1.000 millones que reclama como anticipo.

La actitud del Gobierno andaluz es mantener las buenas formas y una actitud de “prudencia y lealtad” con el Ejecutivo de Rajoy. Otra cosa, creen, es el partido, que no debe ver cercenada su capacidad de elevar la voz. Lo hizo Jiménez y también el portavoz socialista en la comisión de Hacienda, José Caballos, quien acusó a los dirigentes populares —empezando por el “tetracandidato” Javier Arenas— de lanzar “infundios y calumnias” sobre la salud financiera de la comunidad con el fin de que “se cierren los mercados financieros para Andalucía”.

Aguayo contó con detalle las operaciones que han resultado fallidas por declaraciones de dirigentes y miembros del Gobierno del PP, según su opinión. En febrero pasado, se frustró una negociación para obtener 250 millones de euros después de que los populares aseguraran que la Junta estaba en quiebra y el propio Arenas aseveraba que estaba en suspensión de pagos. En junio pasado, la Junta tenía cerrado con varias entidades un acuerdo para obtener un crédito sindicado por un importe de 850 millones de euros —que ya había pasado el examen de riesgo—. Los bancos frenaron la decisión final cuando desde el Gobierno central se empezó a hablar de crear un mecanismo de asistencia financiera para las autonomías, el ahora llamado Fondo de Liquidez Autonómica.“El daño ya está hecho”, dijo Martínez Aguayo, quien confió en que prosperen las negociaciones tanto para afrontar este ejercicio presupuestario como el próximo.

Jiménez descalifica a Zarrías

El vicesecretario general del PSOE andaluz, Mario Jiménez, aseguró este jueves que la propuesta anunciada por el secretario de Ciudades y Política Municipal del PSOE y exconsejero andaluz de la Presidencia, Gaspar Zarrías, sobre el destino de las ayudas que las comunidades puedan recibir del Estado no es una propuesta de la dirección del partido.
En declaraciones a los periodistas tras reunirse con Antonio Romero,
presidente de la Confederación de Entidades para la Economía Social de
Andalucía (Cepes-Andalucía), el dirigente socialista rechazó que
esa propuesta sea la de la dirección federal del PSOE.
"No se conoce la normativa del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA),
pero esa propuesta es la del señor Zarrías, no la de la dirección federal
del Partido Socialista", dijo Jiménez de manera contundente.
Zarrías anunció el pasado miércoles en Toledo que el PSOE propondrá en el Congreso que el dinero que reciban las comunidades autónomas del Estado, bien a través del Fondo de Liquidez Autonómica o bien a través de los anticipos a cuenta, lo destinen en una primera instancia a saldar sus deudas con los ayuntamientos. Esta propuesta también la abandera el presidente del PP andaluz y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_