Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morenilla culpa del saqueo de Emarsa a los políticos

El PSPV asegura que el Consell oculta “la información que puede demostrar que el 'caso Emarsa' ha sido una práctica generalizada del PP”

El juez Vicente Ríos, que investiga desde el juzgado de Instrucción número 15 de Valencia el saqueo de al menos 40 millones de euros en la Empresa Metropolitana de Aguas Residuales, SA (Emarsa), la quebrada firma que gestionaba la mayor depuradora de la Comunidad Valenciana, la de Pinedo, va estrechando el cerco sobre los convenios que permitieron aumentar la financiación pública de la planta. Convenios que, a la postre, posibilitaron el desvío de millones de euros, sobre todo por la gestión de los lodos de depuración y que en gran parte acabaron en manos de las empresas del principal imputado, Jorge Ignacio Roca.

En una nueva sesión de toma de declaraciones al también imputado José Juan Morenilla, que fue gerente de la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), la firma pública responsable del funcionamiento de 460 depuradoras, Ríos se interesó ayer por los motivos y las circunstancias que rodearon a esos convenios, al parecer nunca fiscalizados por la Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi), propietaria de la depuradora.

Morenilla: “Si la Emshi

no hubiera mirado a otro lado

no se hubiera producido”

En su declaración, Morenilla culpó de la falta de control de las finanzas de Emarsa a la Entidad Metropolitana, presidida en su día por Enrique Crespo, también presidente de Emarsa y a su vez alcalde de Manises y vicepresidente de la Diputación de Valencia. Crespo, del PP, dimitió de sus cargos al saltar el escándalo. “Si desde la Emshi no se hubiese mirado hacia otro sitio el presunto fraude no se podría haber producido”, aseguro. Esta línea de defensa de Morenilla sigue la marcada por otro imputado, Ignacio Bernácer, exjefe de explotación de la Epsar, que ya cargó contra la empresa pública metropolitana, integrada por 51 municipios y propietaria de la depuradora. Y cabe recordar que fue la Emshi la que pidió al juez la imputación de Morenilla y Bernácer. Ayer Morenilla, acusado por otros imputados de repartirse parte del dinero saqueado, añadió que la Emshi cubrió “ampliaciones de capital y pérdidas sin ningún informe técnico que analice en qué se gastaba el dinero Emarsa”.

Otros imputados acusan

al exgerente de la Epsar

de repartirse parte del dinero

En el interrogatorio de ayer, Morenilla reconoció que la Epsar no financiaba a la depuradora por los costes reales sino que pagaba por unidades de explotación. “El ir a costes reales implicaría entrar en la contabilidad de las empresas y eso es una facultad que jamás se ha ejercido por la Epsar”. Un modo de actuación que no impidió a Emarsa pagar, por ejemplo, el triple de lo que realmente costaba el tratamiento de los lodos de depuración.

Por otra parte, el diputado socialista Francesc Signes aseguró ayer que el Consell oculta “la información que puede demostrar que el caso Emarsa ha sido una práctica generalizada del PP” puesto que no responde a sus preguntas parlamentarias.