Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patraix acentúa su solidaridad con Lorca 16 meses después del terremoto

Los vecinos del barrio organizan una gala benéfica por la ciudad murciana

La Asociación de Vecinos del barrio de Patraix, en Valencia, no quiere que Lorca caiga en el olvido. Por eso ha organizado una gala benéfica el próximo día 7 de octubre con el fin de recaudar dinero y ayudar a las 6.000 personas que aún siguen en la calle 16 meses después del terremoto que sacudió a la ciudad murciana el 11 de mayo de 2011. “Vamos a estar con ellos”, anunció ayer Antonio Plá Piera, presidente de la agrupación, “porque el impacto sigue siendo muy fuerte”. Para eso, “y por humanidad”, han montado la campaña Patraix se mueve por Lorca, que lleva doce actos y pretende acentuarse de cara a las fiestas del barrio, que tendrán lugar desde la última semana de este mes. “Queda muchísimo por hacer: hay andamios en edificios principales, bajos comerciales reventados, fincas pendientes de demolición y muchas miles de personas con secuelas”, explicó el presidente. En mayo marcharon por la calle Lorca de la ciudad. En junio iniciaron una “hucha de ideas” para promover actividades e implicar a la ciudadanía con la desgracia de esta ciudad y en julio se acercaron hasta la playa.

Ayer, desde el mediodía, una comitiva de unas 10 personas se dedicó a montar una caseta en la plaza de Patraix con la proyección de un vídeo con imágenes de la destrucción rodado para el primer aniversario y otro con las actividades que han estado llevando a cabo desde entonces. “En el año 1957 fue Murcia la que se volcó por Valencia”, rememoró Plá, “y queremos aprovechar las ferias para hacer un llamamiento a todos los artistas que puedan colaborar”.

Varios asistentes destacaron la necesidad de publicitar estos actos y enumeraron algunas de las alternativas que había ideado la gente, como montar mercadillos, subastar objetos o vender camisetas como la que vestían algunos de los vecinos. Por la tarde, a partir de las cinco y hasta las ocho y media aproximadamente, más de 100 personas pasaron en total a cada tanda de 15 minutos y se interesaron por la iniciativa.

“La situación actual de Lorca es como la pérdida de patrimonio o de un ser querido”, compararon. “Primero pasas por el asombro, luego por el duelo y al final por la superación”. “Si no superas la etapa de duelo puedes convertirlo en enfermedad. Y ahora hay mucha gente desolada, deprimida”, zanjó Toni Pla.

“Hay muchos problemas de restauración. No solo en aspectos técnicos de la reconstrucción sino también en impedimentos legales que alargan la vuelta a la normalidad”, aclararon. “Tenemos la solidaridad impregnada bajo la piel”, sentenciaron, “porque aquí lo tuvimos de cerca con el accidente de metro que costó 43 vidas y 47 heridas y sabemos por lo que están pasando”.