Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSPV considera que el distrito escolar único vulnera la ley

Soler sostiene que el PP solo pretende fomentar el trasvase de alumnos a la enseñanza privada

El PSPV-PSOE ha anunciado que recurrirá ante los tribunales la implantación del distrito único en el proceso de escolarización el próximo curso, al considerar que incumple "manifiestamente" la Ley Orgánica de Educación (LOE).

El vicesecretario de Educación del PSPV-PSOE, Miguel Soler, ha anunciado que la formación recurrirá la medida, por la que se modificará el criterio de domicilio para la baremación en el acceso a los centros de enseñanza sostenidos con fondos públicos.

Según el socialista, si la Consejería de Educación quiere "realmente garantizar la libertad de elección de las familias, lo que tiene que hacer es incrementar el número de plazas públicas en todos los barrios deficitarios".

Soler ha explicado que el criterio de distrito único "incumple manifiestamente" la LOE, que establece la proximidad del domicilio o del lugar de trabajo al centro educativo como uno de sus principios básicos.

Establecer el distrito único "ataca" el principio de proximidad que establece la ley, según Soler, quien ha considera "totalmente falso" que, como dice el Consell, esta medida incrementará la libertad de elección de centro de las familias.

Para garantizar esta libertad de elección de los padres, la Consejería de Educación debería, en opinión del socialista, conseguir que todos los barrios en los núcleos urbanos tengan un número suficiente de plazas públicas.

Ha dicho, en este sentido, que en barrios como Russafa los alumnos tienen que desplazarse a otros centros porque no hay bastantes plazas públicas.

El socialista se ha preguntado "qué sentido tiene que a un alumno que vive al lado de un centro lo envíen a la otra punta de la ciudad", y "quién se va a hacer cargo del transporte de estos alumnos".

"Lo que debe hacer la consejería es garantizar una escolarización equilibrada de todo el alumnado y que no se creen guetos", ha aseverado.

Soler considera que esta nueva situación va a provocar que los centros elijan a las familias, y ha insistido en que lo que tienen que hacer es "incrementar la oferta donde no hay plazas públicas".

Según ha explicado, todos los años se quedan niños sin escolarizar por no haber plazas suficientes, ya que en 2012 el número de centros públicos de Educación Infantil es el mismo que en 1995, con un total de 33 escuelas infantiles públicas.

A su juicio, "lo que realmente pretende el Consell es que continúe el trasvase de alumnos de la pública a la concertada", y paralizar la construcción de centros públicos e impulsar la construcción de nuevos centros privados.