Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 87% de los andaluces está a favor de donar sus órganos tras la muerte

El número de trasplantes ha aumentado un 7% con respecto al semestre pasado

La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, junto al coordinador autonómico de trasplantes, Manuel Alonso. Ampliar foto
La consejera de Salud y Bienestar Social, María Jesús Montero, junto al coordinador autonómico de trasplantes, Manuel Alonso.

Los andaluces están cada vez más dispuestos a donar sus órganos. Esta es la conclusión del último estudio de la Consejería de Salud y Bienestar Social sobre la donación de órganos. El 87% de los andaluces ve favorable esta práctica, lo que supone un incremento de seis puntos con respecto al año anterior. En el primer semestre de 2012 se han realizado en Andalucía 377 trasplantes, un 7% más que en el mismo periodo de 2011. Desde 1978 hasta el 30 de junio de 2012, los médicos del sistema sanitario público andaluz han realizado un total de 12.405 trasplantes.

La mayoría de las operaciones de trasplantes registradas son de fallecidos: 343 donantes, 16 más que en el mismo periodo del año pasado. No obstante, el número de personas que ofrecen sus órganos en vida también ha incrementado, de los 25 confirmados el año pasado la cifra aumenta hasta llegar a 34, lo que supone una mejora del 36%.

Las mujeres son más altruistas que los hombres. Según el perfil de donantes vivos, el 63% de estos son mujeres, una cifra considerablemente superior a la de los varones. Además, ellas son las que menos trasplantes reciben, situándolas en el 42% de los receptores. La mayoría de las donaciones se producen de padres a hijos, seguidas de las realizadas entre parejas y hermanos.

Las mujeres son las que más donan (63%) y las que menos reciben (43%)

Según el informe, en el caso de las donaciones de riñón en el 30% de los supuestos es imposible ceder el órgano a un ser querido. Un remedio para este problema es la donación cruzada. Esta solución pasa por encontrar parejas que tengan el mismo problema de incompatibilidad entre ellas, pero que puedan ayudar a otras parejas en su misma situación.

En este contexto, otro de los perfiles, si bien menos común pero cada vez más en aumento, es el del donante altruista de riñón, una persona solidaria que cede en vida un órgano a otra que lo necesita. Esta donación se puede realizar de dos maneras: Entregándolo a un enfermo que esté incluido dentro de una lista de espera, esta persona será anónima; o bien una donación renal cruzada, en la que el donante elige a un receptor de una lista de espera. En España la opción más común es la última.

En cuanto a la edad de los donantes, el estudio revela que son cada vez mayores. Ha pasado de una media de 35 años en 1991, a 60 años en 2011. Este cambio se explica por la disminución de trasplantes de personas que han fallecido como consecuencia de traumatismos craneoencefálicos por accidentes de tráfico. Las numerosas campañas de concienciación y prevención de la Dirección General de Tráfico pueden explicar esta tendencia. “Es una buena noticia la disminución de accidentes de tráfico, pero ha influido en la donación”, ha asegurado José María Dueñas, coordinador sectorial de trasplantes del Hospital Reina Sofía de Córdoba.

Actualmente, hay 823 personas en lista de espera, un 3% menos que el mismo periodo del año pasado. Aunque no todos tienen la misma preferencia. Según el órgano afectado y la gravedad del mismo se plantea la urgencia con la que el paciente ha de recibir el trasplante. En el caso del hígado, la clasificación comienza con el Código cero, enfermos cuya necesidad es inmediata y corren riesgo de muerte inminente. Entran dentro de este grupo los pacientes que pueden padecer un fallo hepático en un plazo de 8 semanas o los que tengan un defecto en el órgano trasplantado en un periodo de siete días. Le siguen los incluidos en el No código cero, aquellos de urgencia que no cumplen con los requisitos anteriores, y los Lectivos, los que su perfil no es de urgencia.

En los dos primeros supuestos, por su necesidad, el paciente entra dentro de la base de datos nacional, pudiendo recibir el órgano desde cualquier parte de España. En el último caso, menos urgente y donde se encuentran la mayoría de los pacientes, la lista se limita a cada comunidad autónoma. “Las personas que están en la lista de urgencia suelen fallecer rápido si no consiguen un órgano, por lo que la lista de espera total no se ve muy afectada”, afirma Dueñas.

Las donaciones en cifras de enero a junio

De los 377 trasplantes realizados, 231 han sido renales, 108 de hígado, 15 de corazón, 13 de pulmón y 10 de páncreas.

Del total, 343 trasplantes han sido de donantes fallecidos, 16 más que el primer semestre del 2011 y 34 han sido de donante vivo, nueve más que el año anterior. La edad máxima de personas que ceden sus órganos es 71 años y la mínima, 22.

El Hospital Reina Sofía de Córdoba ha llevado a cabo entre enero y junio de 2012 89 trasplante (31 de hígado, 32 de riñón, 13 de pulmón, 7 de corazón y 6 de páncreas).

El Hospital Regional de Málaga ha realizado 100 trasplantes (75 de riñón, 21 de hígado y 4 de páncreas).

El Virgen del Rocío de Sevilla ha trasplantado 97 órganos (54 de riñón, 35 de hígado y 8 de corazón).

El Virgen de las Nieves de Granada ha hecho 58 trasplantes (37 de riñón y 21 de hígado).