Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 51% de becarios de la Universitat pierde la ayuda con el decreto Wert

De aplicarse la subida de nota habría 6.743 beneficiarios menos, según un simulador de becas realizado por el Vicerrectorado de Estudios

Protestas de universitarios valencianos contra la subida de tasas y el recorte de becas.
Protestas de universitarios valencianos contra la subida de tasas y el recorte de becas.

El incremento del coste medio de una titulación en el sistema universitario público valenciano el próximo curso 2012-2013 será de 400 euros más que hace dos años. Pero, además, con el endurecimiento de los requisitos para obtener una beca, impuesto con el llamado decreto Wert, prácticamente la mitad de los beneficiarios actuales perderá las ayudas públicas, según un estudio de la Universitat de València realizado en junio sobre el número real de becarios beneficiados durante el curso 2011-2012. Con el incremento de la nota media (que pasa de 5,5 a 6) y la penalización de los suspensos que ha aprobado el Gobierno de Mariano Rajoy, el 51% de los becarios de esta institución académica no tendrá ayuda el próximo curso.

En la actualidad existen 13.226 beneficiarios del sistema de becas público en la Universitat, de los cuales 6.743 no hubieran tenido acceso a las ayudas de haberse aplicado el curso pasado los nuevos requisitos.

“La percepción de los rectores valencianos ante el incremento de los requerimientos académicos para los estudiantes, tanto en las notas como en el porcentaje de créditos que tienen que aprobar si quieren mantener la beca, es de una gran preocupación”, confirma el rector de la Universitat, Esteban Morcillo.

Los rectores ya expresamos nuestra preocupación en el Consejo de Universidades, porque esto podrá dar lugar al no acceso a la beca (en el caso de la primera matrícula) y a la pérdida de la beca (en el caso de las segundas matrículas o sucesivas). Y cualquiera de las dos cosas son indeseables y de conscuencias difíciles de prever”, sostiene el rector de la Universitat.

El ‘ahorro’ estatal en becas

solamente en la Universitat

sería de 2,5 millones de euros

En la misma línea que el Consejo de Universidades, el Consejo Escolar del Estado aprobó en julio una enmienda de CC OO en la que también se rechazó el aumento de nota para obtener una beca. “No es oportuno endurecer los criterios en este momento de crisis para las familias”. Según estimaciones oficiales, el recorte de becas supondrá un ahorro de unos 190 millones de euros a nivel estatal.

En el caso de la Universitat de València, el estudio cifra el ahorro del Estado en becas solamente en esta institución académica en 2,5 millones de euros. El informe presentado en julio por la vicerrectora de Estudios, Isabel Vázquez, sobre el número real de beneficiarios durante el curso que termina 2011-2012, afecta en su mayoría a los estudiantes de licenciatura y grado.

Los alumnos de primer curso de cualquier titulación que no habrían obtenido beca y los estudiantes de segundo o cursos sucesivos de ingenierías que tampoco la tendrían sumarían un total de 4.851 estudiantes sin beca, lo que significaría un ahorro presupuestario casi 2 millones de euros.

En paralelo, los estudiantes de máster que perderían la beca (de aplicarse el decreto) serían 1.308, que supone otros 491.400 euros menos en ayudas estatales.

El rector subraya que los países nórdicos o Alemnaia tienen

tasas más baratas que España

“El escenario que ha hecho la vicerrectora de Estudios, sobre el decreto Wert si el acuerdo de becas estuviera en implantación este año, da una cifra económica preocupante e importante de cuántos estudiantes nuestros hubieran perdido la beca”, resume el rector Esteban Morcillo.

Morcillo afirma: “No somos en absoluto el país más barato en cuanto a tasas universitarias. Países nórdicos o Alemania, tienen tasas más baratas”.

“Las nuestras estarían quizá más próximas a Francia e Italia e inferiores a Reino Unido. En cualquier caso esto debería de ser objeto de un amplio debate como sociedad de qué queremos hacer respecto a las tasas universitarias en el sistema público”, reflexiona en entrevista.

Morcillo recuerda que el rector de la Jaume I, Vicent Climent, presentó un documento donde se le daba a los estudiantes la cifra del coste de estudios y “la tasa que ya pagan ya es del 25% respecto del coste real de sus estudios. Es muy alto”.

Por otra parte, el Observatorio de la Universidad de Barcelona publicó un estudio en el que había grandes diferencias entre comunidades autónomas y por tanto gran disparidad respecto al resto de Europa.

Morcillo insiste en que “los precios

de las tasas y la cuantía de las

becas no pueden ir separadas”

Además, el rector insiste en que “fijar el coste de los estudios universitarios en España depende mucho de qué se incorpore —edificios, investigación, docencia….—. Por tanto, el coste de los estudios es cualquier cosa menos un parámetro sencillo. Y en consecuencia, la subida actual ha abierto un debate, que sin una contabilidad analítica, ampliamente analizada por el sistema universitario público español, es muy difícil de establecer. El ministerio ha introducido una variable de difícil justipreciación, y por tanto de difícil justificación hacia los estudiantes”, concluye.

El rector Morcillo insiste en que “en cualquier caso, los precios de las tasas y la cuantía de las becas no pueden ir separadas”.

Los cinco rectores de las universidades públicas ya advirtieron en junio al gobierno valenciano —justo antes de que aprobara la subida de tasas del 33% para la primera matrícula y del 35% en segunda y el 75% y 100% en las siguientes— de que, con este incremento los estudiantes acumulan una subida de tasas del 59% en solo dos cursos. Y España, subrayaron, destina a becas el 0,1% de su PIB, la mitad que los países de la OCDE.

La consejera de Educación, María José Catalá, se comprometió con ellos a multiplicar el presupuesto de becas, pasando de 2 millones hasta los 16,5 millones de euros, y estudiar cada caso.

 

Más información