Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal de Cuentas ordena embargar 106 millones a los hijos de Jesús Gil

Los herederos responden al desvío de fondos municipales durante el mandato del exregidor

La alcaldesa Ángeles Muñoz.
La alcaldesa Ángeles Muñoz.

El Tribunal de Cuentas ha ordenado el embargo de casi 106 millones de euros en acciones a los hijos del exregidor de Marbella (Málaga) Jesús Gil por el desvío injustificado de fondos públicos del Ayuntamiento entre 1994 y 1999, años en los que su padre fue alcalde de la localidad. Hay que recordar que en abril de 2011, los herederos del exedil fueron condenados a abonar esta cantidad —los 66,5 millones desviados más 39,15 millones por los intereses— ya que el Tribunal de Cuentas consideró que, al haber aceptado la herencia, los hijos son responsables contables del “menoscabo real y efectivo” sufrido por las arcas. También fueron condenados varios concejales del GIL.

Entre las acciones embargadas (más de 101.000), tal y como ha detallado la alcaldesa marbellí Ángeles Muñoz, se encuentran 9.000 de la entidad Club Financiero Inmobiliario S.A., 9.000 de Promociones Futbolísticas S.A., 55.000 de la Amz S.A. y 499 de la entidad Presidencia del Club Atlético de Madrid S.L. “Se trataba de dinero que era del Ayuntamiento y que tenía que tener una finalidad pública”, puntualiza la regidora.

Muñoz ha recordado que debido a que la sentencia de abril de 2011 no se trataba de una resolución firme —actualmente está recurrida—, el Ayuntamiento solicitó en julio de ese año el embargo preventivo de ciertas acciones que obraban en el inventario de bienes de los herederos de Gil, una medida cautelar que fue rechazada por el Tribunal de Cuentas en septiembre.

El procedimiento deriva del informe de fiscalización que se realizó sobre los movimientos en las arcas municipales entre 1990 y 1999

“De manera inmediata interpusimos un recurso de apelación, que ahora ha sido estimado de forma favorable a través de una resolución contra la que no cabe recurso alguno”, aclara Muñoz, quien ha remarcado que era fundamental conseguir que se trabe el embargo de los bienes de forma preventiva para que cuando las sentencias sean firmes se puedan ejecutar con todas las garantías. “El objetivo del Ayuntamiento es que ese dinero vuelva a las arcas ya sea en un año o en cinco”, asegura la concejala de Comunicación, Chela Figueira

En cuanto al resto de encausados —el exalcalde marbellí Julián Muñoz y los ediles del GIL María Luisa Alcalá, Pedro Román, Rafael Gómez y Antonio Luque—, la regidora ha recordado que ya tienen embargados los bienes de los que se tiene conocimiento por otros procedimientos judiciales, habiendo trasladado el Consistorio a la Fiscalía “la necesidad de que se investigue dónde están los bienes de algunos responsables que, sorprendentemente, alegan que no tienen ningún patrimonio”. “Es una sentencia favorable para los intereses de Marbella y evidencia el empeño del Ejecutivo local por recuperar el patrimonio que fue esquilmado por los anteriores gobiernos municipales”, agrega.

Todo este procedimiento deriva del informe de fiscalización que el Tribunal de Cuentas realizó en el año 2001 sobre los movimientos en las arcas municipales entre los ejercicios 1990 y 1999. El grueso del dinero detraído correspondía a las transferencias realizadas entre 1994 y 1999 desde el Ayuntamiento de Marbella a cuatro sociedades del entramado ideado por Jesús Gil y su entonces abogado José Luis Sierra.