Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de CiU se plantea acudir a la marcha independentista

La vicepresidenta, Joana Ortega, también pide una “Cataluña soberana”

El Gobierno catalán quería convertir la manifestación de la Diada, el Onze de Setembre, en un clamor ciudadano a favor del pacto fiscal. Y, pese a que el Ejecutivo ha fracasado en su intento, desbordado por los independentistas que quieren una exhibición de músculo del secesionismo, los consejeros se plantean acudir a la marcha independentista. Incluso el presidente de la Generalitat, Artur Mas, podría estar presente en ella, según el consejero de Interior, Felip Puig.

El Ejecutivo desea una Diada histórica, enlazada con las primeras de la democracia, a favor del Estatuto de Autonomía. Por ello los consejeros estudian romper la tradición de la Diada, fijada por un acto institucional matutino, protagonizado por el Gobierno, y una manifestación por la tarde organizada por asociaciones y entidades independentistas. Este año la puede presidir Mas, que quiere mostrar la fuerza de la reivindicación catalana para afrontar con alguna garantía la negociación del pacto fiscal con el Gobierno del PP.

“En las manifestaciones importantes del país [MAS]ha estado siempre. Es posible que en según que actos institucionales y sociales esté, pero es una decisión que tiene que tomar él”, aseveró Puig en una entrevista a Catalunya Informació. También la vicepresidenta Joana Ortega expresó la posibilidad de acudir a la marcha, aunque, apuntó que su presencia será “como ciudadana, no como miembro del Gobierno”.

Ortega acudió a la Universidad Catalana de Verano de Prada de Conflent (Francia), e intentó rebajar las divisiones en el Gobierno sobre la reivindicación que debe presidir la marcha. La vicepresidenta, pese a verse desacreditada por las reivindicaciones independentistas de Puig, el consejero de Sanidad Boi Ruiz y el de Territorio, Lluís Recoder, mantuvo que la apuesta del Gobierno es mostrar un mensaje inequívoco a favor del pacto fiscal. Pero también aseguró que lo que debe hacer el Ejecutivo es dejar que el protagonismo recaiga en los ciudadanos. “El pueblo debe expresar con contundencia lo que le salga, sin imponer ninguna consigna concreta. El grito por el pacto fiscal puede convivir perfectamente con otros gritos”, apostó.

Ortega incluso se permitió una inusual proclama independentista, al afirmar que su objetivo es “el máximo autogobierno, la plena libertad, una Cataluña soberana”. Una frase que sin duda disgustará al líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida.

Puig coincidió con Ortega en que la intención del Gobierno para la manifestación es el apoyo ciudadano al pacto fiscal, aunque su objetivo personal sea la independencia. El consejero ha deseado que “todo confluya en un camino conjunto” en una marcha que “debe abrir las puertas a la libertad” de Cataluña. Puig defenderá el pacto fiscal “porque es la hoja de ruta marcada por el Parlament y el Gobierno”, pero aseveró que en la manifestación “mucha gente expresará el deseo de ir hacia una soberanía plena”.

La manifestación de la Diada del 11 de septiembre de este año estará organizada por la Asamblea Nacional Catalana. La entidad se formó en marzo de 2012 como heredera de las plataformas que organizaron las consultas independentistas en centenares de municipios catalanes, y apuesta por convertir la Diada en una marcha multitudinaria a favor de la independencia. A la llamada de la Asamblea Nacional Catalana han respondido entidades y partidos independentistas. El Gobierno catalán puede ser el siguiente en sumarse.