Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benitatxell recoge su primera cosecha de uva moscatel ecológica

Los primeros 7.700 kilos se quedarán en esta población de La Marina Alta y alrededores

Pepe Vidal en su viñedo de moscatel ecológico
Pepe Vidal en su viñedo de moscatel ecológico

Las uvas que crecen en las más de 60 hanegadas que cultiva Pepe Vidal miran hacia el mar de Xàbia y el de Moraira, con la imponente presencia del Montgó al fondo. Tres décadas lleva este vecino de El Poble Nou de Benitatxell cuidando sus viñas, heredadas de su padre y su suegro. Pero este año, Vidal ha decidido “arriesgarse” y en una pequeña parcela de 1000 metros, en lugar de bañar sus cepas con todo tipo de “venenos” se ha puesto en manos de un equipo de técnicos agrícolas de la Universidad Politécnica de Valencia que le han ayudado a hacer la transición hacia la agricultura ecológica.

 Su cosecha es la primera de uva moscatel biológica que se recogerá este año en Benitatxell y su parcela, el laboratorio donde se ha ensayado un proyecto pionero en la Comunidad Valenciana. Se trata de reactivar la alicaída tradición viticultora de la localidad a través de la reconversión ecológica de sus viñedos, a partir de una iniciativa que surgió desde dentro del ayuntamiento y que cuenta con el apoyo del departamento de Ecosistemas Agroforestales de la UPV.

 “Este es un proyecto abierto y con mucho futuro, que puede generar puestos de trabajo y ayudarnos a recuperar nuestros campos y cambiar nuestro paisaje”, afirma Manolo Segarra, regidor de Promoción Económica y Agricultura de Benitatxell. “Tenemos un producto excelente y que poca gente ha probado y queremos que a partir de ahora, Benitatxell y moscatel sean dos palabras que siempre vayan juntas” añade.

 Junto a Pepe Vidal, otros seis agricultores han iniciado ya el proceso de eliminar progresivamente el uso de productos químicos en sus campos, para acercarse a una producción de residuo cero que culmine en un cultivo cien por cien ecológico.

 “La mayoría están tan acostumbrados a echar todo tipo de herbicidas y plaguicidas que no saben si tienen plagas o no” explica Pilar Xamaní, técnica e investigadora de la UPV. “Sólo pueden saberlo cuando dejan de usarlos. Gracias a esta experiencia están comprobando que es posible, además de mucho más sano y barato, tener una buena cosecha sin recurrir a un sin fin de tratamientos fito-sanitarios innecesarios”.

 Los primeros 7.700 kgs de uva con el sello Bio-Moscatell del Poble Nou de Benitatxell se quedarán en esta población de la Marina Alta y en los municipios más cercanos. 

“Queremos que la uva Bio-Moscatell pueda consumirse el mismo día que ha sido cortada, para que no pierda nada de su sabor dulce, su aroma intenso y su grano crujiente y carnoso” señala José Manuel Bisseto, técnico coordinador del proyecto. Y añade. “La clave está en el viento. Es el Llebeig, que sopla entre Teulada y Benissa el que le aporta una humedad y un frescor a la uva que la hace única”.