Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘lehendakari’ acusa al PNV de copiar a Rajoy en materia de impuestos

El lehendakari, Patxi López, acusó ayer al PNV y a su presidente, Iñigo Urkullu, de copiar y hacer seguidismo de las reformas que está acometiendo el Gobierno de Mariano Rajoy en todo el relacionado con los tributos, al optar por penalizar a las rentas del trabajo cuando podía haber dedicido reforzar la lucha contra el fraude. “Cuando el PNV no usa el Concierto Económico para perseguir el fraude, sino para aplicar vacaciones fiscales y atornillar a la mayoría de vascos que recibe sus ingresos mediante una nómina, está eligiendo recorrer el camino fácil de la derecha”, asegura el lehendakari,en referencia a la política seguida por Bizkaia.

En su segundo artículo esta semana en su blog (www.patxilopez.com), el lehendakari volvió a dejar clara la estrategia que va a seguir contra sus adversarios políticos.

Si el pasado lunes cargó con gran dureza contra Rajoy por “pisar” a las comunidades, ayer se enfrentó al PNV por no obligar a la principal institución que gobierna, la Diputación de Bizkaia, a luchar contra el fraude, con el argumento de la confidencialidad, y, sin embargo, facilitar al Estado los datos tributarios de sus contribuyentes para que se aplique el copago farmacéutico.

Preferencias del PNV

López considera que los nacionalistas son incoherentes: Un día “nos dicen que gastamos demasiado y que hay que recortar y al siguiente que recortamos demasiado”. Y continúa: “Cuando el PNV critica el endeudamiento del Gobierno vasco, la menor deuda entre todas las comunidades autónomas, lo que está señalando con claridad es cuál es su prioridad: la misma que la de Rajoy y la de Merkel”.

El lehendakari ahonda en las críticas de carácter económico al asegurar que los nacionalistas de Urkullu intentan engañar a la ciudadanía con tesis como la inminente quiebra de Euskadi y el impago de facturas, y asegura que “prefieren un país arruinado con tal de estar ellos en el poder. Se prestan a lanzar negros augurios sobre nuestra solvencia sin reparar en las consecuencias que ellos puede tener”.

Urkullu pronosticó la quiebra del Gobierno vasco para marzo pasado. “Estas críticas carecen de sentido cuando tenemos la mitad de paro que el resto de España, nuestra deuda es sostenible y hacemos un gran esfuerzo modernizador”, explica el lehendakari.