hacia el final de eta

Garitano homenajea por primera vez a una víctima tras un año en el cargo

El mandatario guarda silencio “por respeto” tras recordar a Korta

Andoitz Korta (derecha) estrecha la mano de Garitano tras el acto de homenaje al empresario asesinado por ETA hace 12 años.
Andoitz Korta (derecha) estrecha la mano de Garitano tras el acto de homenaje al empresario asesinado por ETA hace 12 años.JESÚS URIARTE

Puntual, con gesto adusto, camisa negra y pantalón gris, el diputado general de Gipuzkoa, Martín Garitano, de Bildu, llegó a mediodía de ayer a las puertas de la empresa Korta SA, en Zumaia, al mismo lugar donde ayer hizo 12 años ETA asesinó con un coche bomba al empresario Joxe Mari Korta, presidente entonces de la patronal guipuzcoana Adegi. Era la primera vez que Garitano participaba en un homenaje a una víctima específica del terrorismo etarra desde que se puso al frente de la Diputación en junio de 2011. La confirmación de la presencia de Garitano, previo anuncio oficial de que no iba a hacer ningún tipo de declaración por “respeto a la familia” del asesinado, levantó las primeras críticas en la oposición. “La cuestión es si cuenta con la credibilidad ante la sociedad”, subrayó el presidente del PNV de Gipuzkoa, Joseba Egibar, antes incluso del homenaje.

Si quiere dar “verdaderos pasos”, dijo Egibar en Euskadi Irratia, debería “hacer una lectura política de lo sucedido en las últimas décadas porque le debe una explicación a este pueblo”.

Minutos antes de que Garitano se personara en Zumaia, la viuda de Korta, Marian Zearreta, llegaba acompañada por su hijo Lander al monolito que recuerda al empresario asesinado. Allí le esperaban Andoitz, otro de sus hijos, y más familiares y amigos. El más de centenar de personas que participaron en el acto dibujaron un semicírculo, con el monolito en el punto medio, ramos de flores y una fotografía de Korta practicando ciclismo, una de sus aficiones preferidas, y frente a la viuda —que prefirió quedarse en un segundo plano, flanqueada por sus hijos—, y en el extremo opuesto, Garitano y demás representantes políticos.

Los allegados a Korta incidieron en que el protagonista era el empresario

El diputado general permaneció impávido y con los brazos cruzados durante los 15 minutos de silencio que constituyeron el acto, sólo interrumpidos al final por la canción Txoria txori, de Mikel Laboa, y tras esta un minuto de aplausos. Entonces, Andoitz recorrió la quincena de metros que separaban a los familiares de Korta del dirigente abertzale y le estrechó la mano. Garitano sin pronunciar palabra se marchó.

El mandatario guipuzcoano asistió el pasado mes de junio a la entrega de los premios empresariales que llevan el nombre del asesinado. En noviembre anterior se había sumado a la concentración celebrada por las Juntas Generales del territorio para conmemorar el Día de la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, donde aprovechó para reivindicar a “todas las víctimas”. Sin embargo, hasta el momento no había participado en ningún acto de recuerdo específico a un asesinado por ETA, algo impensable no hace tanto en un dirigente de la izquierda abertzale. El de ayer era el primer homenaje a Korta tras el cese definitivo de la banda.

El PNV y el PP ven con reticencias el gesto del diputado general guipuzcoano

“Que vengan políticos nos parece muy bien”, apuntó Jesús María Mujika, portavoz de la Fundación Joxemari Kortaren Bidetik, quien habló en nombre de la viuda e hijos, “pero hoy el protagonista es Korta, sus amigos y familiares”, subrayó. Mujika apuntó que homenajes como este ayudan a “mirar con optimismo al futuro y superar comportamientos de odio y de venganza. No es fácil, pero es absolutamente necesario”.

El portavoz de la Fundación mostró antes “respeto absoluto a todos aquellos que hayan sufrido a causa de la injusticia” pero, añadió “sin ocultar la verdad”, además exigió “una autocrítica sincera por parte de todos los que tengan que hacerlo”.

El gesto de Garitano fue tildado por el PP de insuficiente. “El paso que debe dar Garitano es condenar a la banda terrorista ETA. Ese es el paso que podremos valorar, pero Garitano todavía continua supeditado a la obediencia de ETA, al igual que su formación”, censuró el portavoz popular en el Congreso, Alfonso Alonso. Los socialistas finalmente no se quisieron pronunciar como partido. Al igual que el año pasado, ningún representante del PSE acudió al homenaje.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50