Traballo paga con retraso a los centros de discapacitados

Santiago de Compostela - 06 ago 2012 - 20:05 UTC

Después de varios meses de atraso, la Xunta anunció ayer el pago de las subvenciones atrasadas a los centros de asistencia para discapacitados intelectuales asociados entorno a la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Intelectual de Galicia (Fademga). Con todo, el presidente del organismo, Eladio Fernández Pérez, sigue mostrándose desconfiado con la Conselleria de Traballo e Benestar y recuerda que aún quedan por abonar partidas en materia de educación o de centros especiales de empleo.

Fernández Pérez denunciaba la semana pasada que los centros especiales se hayaban con el agua al cuello, con muchos en peligro de cierre por las deudas de la Xunta. Según la Fademga, el sueldo correspondiente a abril no había sido ingresado, cuando tendría que haber llegado en junio, y algunos centros especiales de empleo para discapacitados sufrían retrasos de hasta nueve meses en el pago de subvenciones. Fuentes de la consellería achacaron la demora a “un problema de tramitación”, según Europa Press.

Esta demora, que Fademga estima en cuatro millones de euros, afectó a 37 de las 41 asociaciones federadas en esta plataforma. En total dan servicio a 4.500 personas en Galicia y cuentan con alrededor de 1.300 trabajadores.

Aunque la Xunta tenía la opción de retrasar los pagos hasta dos meses desde hace tres años, nunca había echado mano de esta posibilidad hasta marzo. Hasta ese momento, la Administración siempre había sido puntual.

Fernández Pérez alerta del peligro de cierre que suponen para muchos de los centros estos desfases en el pago de subvenciones. Además, se muestra convencido de que los próximos recortes complicarán todavía más la situación de los centros especiales en los siguientes meses. “Ojalá me equivoque, pero creo que este no será un punto y final”.

Para el presidente de la Fademga, uno de los orígenes del problema está en la falta de voluntad de diálogo por parte de la Administración. En ese sentido, censura que la única respuesta de la Xunta a sus peticiones fue el silencio. “Toda la comunicación sobre el mundo de la discapacidad intelectual es por decreto”. Por este motivo, la federación celebrará una asamblea el próximo 20 de agosto en la que analizará la situación actual y decidirá como salvar la calidad de los centros.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50